Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la agamia, el nuevo tipo de relación amorosa sin ataduras que arrasa en España

X

Las claves para mejorar la confianza./Fotograma de Amelie.

Salud mental

Cómo potenciar la autoconfianza durante los cinco minutos que tardas en tomarte el café

Escribir cómo te sientes y cómo quieres sentirte es una de las claves para lograr un fuerte diálogo interno y potenciar la confianza en ti mismo. Y puedes aprovechar la pausa de la mañana en el trabajo.

Por Michelle Avís Melgosa

26 de octubre de 2023 / 11:59

A todos nos gusta disfrutar de una taza de café sentados en el salón de casa, pero también nos encanta ese descanso frente a la máquina con nuestros compañeros, aunque se pase en un abrir y cerrar de ojos. Según la escritora Kristen Helmstetter en su libro Mientras te tomas el café (ed. Luciérnagas) en esos dos escenarios se pueden conseguir muchas cosas buenas para nuestra salud mental, aunque sólo dure cinco minutos y en vez de café te tomes un té.

Te preguntarás cómo un acto tan trivial puede ayudarnos a mejorar distintos aspectos de la vida. Lo cierto es que se trata de un rato en el que podemos liberarnos de los pensamientos negativos y, además, según la autora del libro, «podemos materializar nuestros deseos más profundos».

Aprovecha el café para hablar contigo mismo

El primer paso es crear un diálogo interno con nosotros mismos. «Se trata de una rutina que transforma tu vida, mejora tu autoestima, te llena de felicidad y te ayuda a atraer la vida que siempre soñaste», escribe Kristen. Otro aspecto muy importante es que crea un «sentimiento de plenitud y valor», afirma.

TE PUEDE INTERESAR

Pero, ¿qué es realmente el diálogo interno? La escritora lo define como «las palabras que nos decimos a nosotros mismos. Tu voz interior, tu monólogo interno. A veces, es hablado, a veces silencioso. Y puedes ser consciente o no de que está ahí». En definitiva, se trata de la concepción que tienes de ti y de las cosas que haces. Al mismo tiempo, se trata de una herramienta que puede convertirte en tu propio mejor amigo.

La escritora habla de dos tipos de diálogos: «los instruccionales, que son los que involucran una lista de instrucciones y que suelen realizar profesionales como, por ejemplo, atletas o artistas». Se trata de un tipo de diálogo interno que sirve para mejorar tu rendimiento. Y, por otro lado, «los motivacionales, que ayudan a aumentar la autoestima, nos invitan a esforzarnos y a crear una mentalidad optima», explica.

Cómo aumentar la autoconfianza con el diálogo interno

Cuando mejoramos la confianza en nosotros mismos todo lo demás de nuestra vida cambia. «Te vuelves una estrella de emoción por afrontar cada día», asegura el libro. Para ello, su autora explica que, para poder repetirnos ese diálogo interno, primero debemos escribirnos un guion. Se trata de dejar plasmado en un papel aquello que nos repetiremos después, cada vez que nos sentemos en un entorno tranquilo y decidamos disfrutar de un rato solos con un café en mano.

Para llevar a cabo este diálogo, el primer paso es «escribir en primera persona. Es necesario para convertirte tanto en el emisor como en el receptor de los programas que reconfigurarán tu cerebro», asegura Kristen.

En segundo lugar, es importante que escribas en tiempo presente, ya que «esto crea la sensación de que ya ha sucedido o sucede», afirma. Después, escribe cómo es tu vida actual y cómo es la vida que quieres tener. «Piensa en lo que quieres, en quién quieres convertirte, cómo quieres vivir y cómo quieres sentirte». Pero lo más importante en este guion es que utilices siempre palabras amables y efectivas. «Ponte creativo y juega con las palabras que uses».

Una vez hayas cumplido con esta primera parte, debes intentar alinear tus pensamientos con tus sentimientos. «Las palabras que dices son tan importantes como la manera en que te sientes y viceversa», asegura la escritora.

Por último, también debes tener en cuenta otros recursos como imágenes o el entorno en el que estás, ya que esto potenciará la fuerza de tu diálogo y te ayudará a sentirte mejor.

«A nuestro cerebro le encantan las imágenes porque son más memorables que las palabras», afirma la autora. Puedes hacer esto con fotografías de internet, tus propias fotos o incluso bocetos o garabatos en lápiz y papel. Lo más importante es que la imagen desencadene en la emoción que estás tratando de capturar. Por otro lado, es mejor hacerlo en un espacio físico que sea cómodo e inspirador. Por ejemplo, el salón de tu casa, frente a un balcón, una ventana o tu habitación. Sobre todo, que te ayude a tener una buena postura para aumentar tu energía y reducir tu estrés. Te conviene considerar aspectos como la luz del sol, naturaleza, agua, aromas agradables o sonidos.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Chandra BhedanaAmor románticoDormir desnudoGrasa marrónConvertir defectos en virtudes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta