Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
deshidratado-dormir

Por qué te deshidratas por la noche. FOTO: Pexels

Sueño

Por qué te levantas con tanta sed: esto es lo que haces mal por la noche sin darte cuenta para amanecer deshidratado

El exceso de calor en el dormitorio, tomar alcohol o cafeína antes de acostarse y dormir más o menos horas de las recomendadas dificultan la necesaria reposición de líquidos perdidos durante el sueño.

Por Marcos López

10 de junio de 2024 / 07:20

Son ya varios los días que, aun habiendo dormido las horas necesarias, te levantas completamente agotado. Que tu boca, como tu piel, está reseca. Que te duele (mucho) la cabeza. Y el día sólo acaba de empezar, por lo que temes que todo vaya a ir a peor. Pero no te preocupes. La solución es muy sencilla: necesitas hidratarte para recuperar la pérdida de líquidos que experimentó tu cuerpo durante tu descanso. Asimismo, tomar las medidas necesarias para evitar que te vuelva a pasar una mañana más. Te contamos por qué te levantas deshidratado y cómo ponerle remedio.

Hay que beber agua. No tanto para calmar la sed como para proporcionar al cuerpo el componente principal de sus células, tejidos y órganos. De hecho, hasta un 60% del cuerpo humano es pura agua. Un líquido esencial que, igual que ocurre durante el día, también se «consume» durante la noche.

Como recuerda el doctor Fernando José García, del Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid (SUMMA 112), «algunas funciones simples como serían respirar o mantener la temperatura corporal durante el sueño también conllevan una pérdida de fluidos». Así que, hay que mantener en orden las reservas.

TE PUEDE INTERESAR

Hay que hidratarse a lo largo del día

No se trata de que te atiborres de agua antes de meterte en la cama para que tu vejiga te dé la noche. Sólo verás tu descanso interrumpido por las continuas visitas al aseo. Tienes que hidratarte adecuadamente a lo largo del día, sobre todo cuando cae la tarde o has terminado tu rutina de ejercicios.

También es recomendable que tu cena incluya, además de agua, alimentos ricos en electrolitos que, como las verduras, maximizarán la reposición de líquidos y prevendrán que te levantes deshidratado en la mañana.

Evita el exceso de calor mientras duermes

En condiciones de calor, el cuerpo se ve obligado a sudar para regular su temperatura y mantenerla constante. O lo que es lo mismo, a perder líquido. Lo que ocurre en caso de dormir en una habitación que asemeja las condiciones de un horno.

Concretamente, se recomienda que la temperatura del dormitorio no supere los 21º C. Y lo mismo sucede cuando la ropa de cama, ya sean las sábanas o el edredón, es demasiado gruesa. Y ya puestos, lo mejor es dormir sin pijama.

Nada de alcohol antes de irse a la cama

Tampoco vale cualquier líquido para hidratarse. Hay que evitar el alcohol en las horas previas a acostarse. Al tomarlo no sólo se reduce la probabilidad de que bebas agua, sino que como apunta el doctor García «inhibe la liberación de la vasopresina u «hormona antidiurética», responsable de mantener los niveles de líquidos en el cuerpo».

Tal es así que el alcohol incrementa la pérdida de líquidos: las noches que bebes vino o cerveza, ¿cuántas veces te despiertas para ir al baño?

OTROS TEMAS WELIFE

No abuses del café o de la sal

Lo mismo ocurre con el café, que consumido en exceso a lo largo del día, y según la Universidad de Arkansas, tiene, como el alcohol, un efecto diurético y promueve la pérdida de líquidos. Así que nada de una última taza de café tras una cena en la que, por cierto, no se debe abusar de la sal. El sodio también favorece la excreción de líquidos a través de la orina, aumentando, como revela la Universidad de Oporto, el riesgo de deshidratación matutina –y también de visitas nocturnas al aseo.

No hay que dormir poco ni demasiado

Una cosa más: el sueño tiene que ser duradero. Entre siete y nueve horas. Todos los días. Y es que como muestra la Universidad Estatal de Pensilvania, es durante la última fase del descanso cuando el cuerpo libera la vasopresina, lo que no llegará a ocurrir en caso de recortar su duración.

Pero cuidado: prolongarlo demasiado también conlleva un mayor riesgo de mala hidratación matutina. Y aquí la razón es muy sencilla: dormir demasiadas horas, apunta el doctor García, «dormir demasiadas horas contribuye a la deshidratación porque se prolonga el periodo en el que no se bebe agua y no se reponen los líquidos perdidos».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta