Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

Obsesionarse con dormir bien hace que se duerma peor./ Foto: Tom Ford.

Sueño

Ortosomnia: por qué obsesionarte con tu sueño impide que descanses bien

La preocupación excesiva por dormir bien puede acabar por jugarnos una mala pasada y provocar el efecto contrario: descansar peor.

Por Paka Díaz

29 de febrero de 2024 / 17:00

En los últimos años, y dados los trastornos del sueño que sufre buena parte de la población, se han puesto de moda muchos accesorios y dispositivos electrónicos que pueden ayudarnos a descansar mejor. Sólo en España, según la Sociedad Española de Neurología, hay más de cuatro millones de personas que padecen algún trastorno del sueño grave y crónico. Además, en nuestro país más de 12 millones no descansan de manera adecuada.

Se calcula que seis de cada diez españoles tienen al menos un dispositivo digital. Los favoritos son los relojes inteligentes, que suelen disponer de monitarización del sueño.

Sin embargo, hay que tener cuidado con ofuscarse demasiado en lograr un buen descanso. Los expertos advierten que el uso descontrolado de determinados gadgets para dormir puede conducirnos a un efecto contrario. O sea, acabar por empeorar nuestro descanso en nuestra búsqueda casi obsesiva por dormir bien. Esta actitud tiene un nombre, ortosomnia. Te contamos qué es y cómo prevenirla.

TE PUEDE INTERESAR

Qué es la ortosomnia

La ortosomnia consiste, básicamente, en una preocupación excesiva por dormir bien.“Esa preocupación es la misma que tienen algunos usuarios de pulseras de actividad”, apunta Odile Romero, jefe clínico de Neurofisiología y coordinadora de la Unidad del Sueño del Hospital Vall d’Hebron y Hospital Quirónsalud de Barcelona.

Experta de la Alianza por el Sueño, la doctora Romero alerta sobre los riesgos de la ortosomnia, “paradójicamente, preocuparse excesivamente por dormir bien, cuando, además, no se duerme mal, terminará por restar calidad a nuestro sueño”.

La ortosomnia se trata de un fenómeno social, que no tiene nada que ver con el insomnio, aunque puede acabar por provocarlo. Se trataría más de algo parecido al jet lag social, cuando te acuestas muy tarde entre semana y tratas de compensarlo durmiendo más el fin de semana.

Por qué evitar las pulseras de actividad para monitorizar el sueño

Los usuarios de pulseras de actividad que controlan el descanso, que nos dicen cuánto dormimos y señalan la calidad de nuestro sueño, pueden llegar a obsesionarse con el tema. Entonces, se genera una especie de nerviosismo en torno al descanso, una búsqueda del sueño perfecto que acaba por afectar a cómo dormimos.

Estas pulseras o relojes inteligentes monitorizan, con mayor o menor precisión, la actividad cerebral y calculan nuestro sueño ligero y profundo. Pero, ojo, aunque tienen de un 80 a un 90% de fiabilidad, no hay que fiarse de sus valoraciones respecto al descanso, y menos aún obsesionarse.

“En general, todo aquello que nos ayude a relajarnos antes de ir a la cama contribuirá a que conciliemos el sueño con mayor facilidad”, recomienda María Ángeles Bonmatí, autora de Que nada te quite el sueño. Por qué dormir bien es fundamental para tu salud (ed. Crítica).

Sin embargo, la experta puntualiza que “en cuanto a los gadgets tecnológicos como las pulseras de actividad, si bien es cierto que pueden ser de utilidad en algún caso, la realidad es que en algunas personas están contribuyendo a aumentar la ansiedad en torno al sueño. Es decir, la ortosomnia.”

Síntomas de ortosomnia

Habitualmente, las personas que sufren ortosomnia suelen presentar una seria de síntomas, entre los que se incluyen tener dificultades para conciliar el sueño por la noche. También despertarse durante la noche o hacerlo demasiado temprano, mucho antes de que suene el despertador. Todo ello indica una preocupación en torno a dormir bien.

Por último, comienzan a despertar tras haber dormido pero con la sensación de no haber descansado lo suficiente. Por todo ello, la ortosomnia puede conducir a sentir cansancio y somnolencia durante el día y acabar por generar ansiedad.

OTROS TEMAS WELIFE

Cómo evitar la ortosomnia

Para evitar la ortosomnia, lo principal es hacer una buena higiene del sueño. Que incluya acostarse y levantarse a la misma hora, preparar un espacio agradable para dormir. Además de no comer demasiado en la cena y evitar el uso de pantallas al menos una hora antes de ir a dormir.

Además, se trata de recordar que hay que hacer un uso moderado de los dispositivos digitales. Y, en ningún caso, obsesionarse con los datos de que nos ofrecen.

En caso de detectarla, hay que acudir al médico o se puede optar por ir a terapia cognitivo-conductual. Todo por evitar ofuscarse. Ya que, al final, como dice el refrán, es peor el remedio, que la enfermedad.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta