Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

El caldo de huesos puede tomarse en verano con gazpacho o cremas frías./ Foto: Getty.

Alimentación

El caldo de huesos también es para el verano: así puedes aprovechar la principal fuente de colágeno cuando hace buen tiempo

El caldo de huesos es de los alimentos que más colágeno aportan, pero es cierto que cuando llega el buen tiempo no apetece tanto. Pero no pasa nada, porque hay muchas formas de incluirlo en la dieta.

Por María Muñiz Marcelo

19 de mayo de 2024 / 09:30

El colágeno es una proteína que se encuentra de forma natural en el cuerpo humano, y que se necesita para que el bienestar de este se mantenga. Así lo aseguran expertos como la dietista Beatriz Rakosnick, cofundadora de Caldos Cooldo.

Ella misma indica que sus bondades van mucho más allá de lo que hace por la piel: «Aumenta la elasticidad para reducir la aparición de arrugas, pero también mejora la calidad de los husos, uñas, pelo y dientes, ayuda en los procesos de cicatrización, reduce los dolores articulares, mantiene y aumenta la masa muscular, mejora la permeabilidad intestinal, mejora la calidad del sueño y ayuda a la detoxificación hepática, etc.»

Pero lo que ocurre con el colágeno es que llega una edad en la que su producción empieza a limitarse. En concreto, la dietista advierte que es a partir de los 30, pero el descenso de la proteína se vuelve especialmente crítico en la menopausia. Pero que no cunda el pánico porque los niveles de colágeno se pueden regular gracias a la alimentación. Rakosnick, entre otros alimentos, recomienda el caldo de huesos a diario.

TE PUEDE INTERESAR

Por qué comer caldo de huesos

Tal y como señala la experta, el caldo de huesos es una de las principales fuentes de colágeno ya que, «en los huesos encontramos gran cantidad de colágeno y aminoácidos como la glicina que son indispensables para su síntesis».

«El caldo de huesos se cocina de tal forma que se logra extraer todo el colágeno y los minerales de los huesos. Además está riquísimo y sienta fenomenal», añade.

Esta propuesta de plato diario en otoño e invierno no puede ser mejor plan, pero cuando llega el buen tiempo es cierto que la opción de un caldo caliente queda descartada. ¿Pero quién ha dicho que hay que tomarlo caliente?

Desde Caldos Cooldo, que tienen como producto principal el caldo de huesos envasado, le han querido dar un giro de 180 grados a esta fuente principal de colágeno y servirlo también en frío. Pero no, no es como suena, sino como ingrediente principal de los platos estrella del verano.

Gazpacho con caldo y frutas

Si hay un plato de la temporada estival por excelencia ese es el gazpacho. Además, puedes ir un paso más allá si a la receta mediterránea tradicional, le añades también fruta. En concreto, en Cooldo lo proponen con fresas y, por supuesto, caldo de hueso. Además, le añaden también aceite de albahaca.

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates
  • 250 g de fresas
  • 1/2 pepino sin piel
  • 1/2 bote de caldo
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 1 chorrito de vinagre
  • 1 pizca de sal

Para prepararlo, después de cortar los ingredientes que lo precisen, sólo hay que juntarlos todos en un recipiente y triturarlos hasta que quede una mezcla líquida y homogénea.

Crema fría de espárragos

Otro de los platos estrella del buen tiempo son las cremas frías. De hecho, son una forma súper sencilla de trasladar los platos más completos del invierno a todas las épocas del año sin que varíe nada, sólo sus complementos y la forma en la que se come. Tienen que ser mucho más líquidas que las cremas de invierno, por lo que se prescinde de la patata y otras verduras que dan consistencia, y se toman como un gazpacho.

Un ejemplo de ello es la crema de espárragos. Para prepararla necesitas:

  • 14 espárragos verdes cocidos
  • 1 ó 2 puerros cocinados
  • 300ml de agua
  • 300 ml de caldo
  • 1 cáscara de limón
  • 1 puñado de hojas de menta
  • Una cucharada de AOVE
  • Una pizca de sal

Sigue las mismas indicaciones que con el gazpacho. Es decir, junta todos los ingredientes y tritúralos hasta que quede lo más líquida posible. A continuación, guárdala en la nevera o échale hielo para que enfríe más rápido.

Hummus y hummus de remolacha

El hummus se come todo el año, pero junto al guacamole, en las comidas al aire libre no paran de salir a escena. Y ya no sólo está el hummus tradicional, ahora también se lleva de sabores, como el de remolacha. Ambos se pueden preparar perfectamente con caldo de huesos, que, además, les dará un extra de sabor.

OTROS TEMAS WELIFE

Ingredientes del hummus tradicional:

  • 400 g de garbanzos
  • 2 cucharadas de tahini tostado
  • 100 ml de caldo
  • Zumo de 1/2 limón
  • 25 ml de AOVE
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta
  • Una cucharadita de cúrcuma

Para hacerlo de remolacha, tendrías que añadir a esta mezcla dos o tres remolachas, eliminar el ajo y cambiar la cúrcuma por jengibre fresco. Tritura todos los ingredientes juntos, pero esta vez deja que queden grumos, algo que concederán los garbanzos.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta