Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Por qué debes cumplir siempre todo lo que prometes si quieres mejorar autoestima

X
permisos-reglas-dolorosas

Los permisos por reglas dolorosas entran en vigor y podrán disfrutarlos mujeres que trabajen tanto por cuenta ajena como propia./ Imagen: Pexels.

Salud hormonal

Entran en vigor las bajas menstruales: qué son y cómo funcionan

Ya se pueden solicitar los permisos por reglas dolorosas. Te contamos qué supone esta medida que nos ha puesto a la cabeza de la Unión Europea en cuanto a salud y derechos menstruales.

Por Paka Díaz

1 de junio de 2023 / 17:20

En diciembre de 2022, se aprobó en España un proyecto de ley que daba luz verde a la creación de un permiso menstrual para todas aquellas mujeres que sufran dismenorrea, o sea, reglas dolorosas, siempre que sean dolores que las incapaciten. Una dolencia que afecta, según Statista, al 1,4% de las mujeres españolas y que puede provocar, además de abundante sangrado y dolores, vómitos, mareos y diarrea.

Se trata de una ley inédita en Europa. Por eso, aunque muchas activistas señalan que la baja por dolor de regla no resuelve la pobreza menstrual, lo cierto es que aprobar esta medida nos ha colocado en la cabeza en cuanto a derechos menstruales en el continente. España es el primer país de la Unión Europea que reconoce estos permisos.

“Eso nos sitúa sin duda en la cabeza de los países con medidas más avanzadas en cuanto a salud menstrual”, destaca Paloma Alma, experta en menstruación y divulgadora, que cuenta que “a periodistas de Reino Unido o Noruega que me han entrevistado les parece increíble que hayamos conseguido avanzar tanto en este aspecto. Espero que podamos seguir siendo abanderadas de los derechos sexuales y reproductivos”.

Qué suponen los permisos menstruales

Aprobar una medida así es un gran paso adelante en cuanto a igualdad y a derechos de las mujeres y derecho a la salud menstrual. Además, Alma apunta que “supone la aceptación de una realidad; hay mujeres a las que menstruar les duele y les incapacita para realizar su trabajo y vida cotidiana con normalidad”.

La autora del libro CYCLO: Tu menstruación sostenible y en positivo (Montena) señala que “conozco a mujeres que en alguna ocasión han tenido que mentir o disfrazar su dolor con un «me duele la tripa», «estoy mala del estómago», o cualquier otra cosa para justificar una ausencia en el trabajo. Ahora podremos decir libremente la verdadera causa de nuestro malestar y acogernos a la baja laboral, si así lo necesitamos”.

Paloma Alma, experta en menstruación y divulgadora, autora del libro CYCLO: Tu menstruación sostenible y en positivo
Paloma Alma, experta en menstruación y divulgadora, autora del libro CYCLO: Tu menstruación sostenible y en positivo.

Además, la experta señala que la entrada en vigor de los permisos menstruales “va a conseguir es proteger a ese alrededor de 20% de mujeres que sufren enfermedades como endometriosis, adenomiosis o síndrome de ovarios poliquísticos. Y va a obligar al sistema médico, a las empresas, y a la sociedad en general a ponerse las pilas en lo que a la gestión del dolor menstrual supone”.

Cómo se solicita la baja menstrual

La propuesta sobre las bajas menstruales fue elaborada por el Ministerio de Igualdad, que la incluyó de la modificación de la Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Lo que se ha tratado es hacer realidad un nuevo derecho de salud menstrual. De esa forma, se trata de garantizar que las mujeres trabajadoras que tengan una fuerte dismenorrea, tanto como para impedirles desempeñar sus funciones, puedan abstenerse de trabajar por un máximo de tres días, prorrogables dos días más si se justifica con un informe médico.

“Se permite una baja laboral remunerada desde el día uno. Para ello, la mujer deberá acudir a su médico de cabecera y pedirle esta baja”, confirma Alma. Y señala que “sólo si el médico se la niega, será necesario el diagnóstico de un especialista que confirme una patología que implique dolor menstrual”. Además, resalta que “es importante destacar que la Seguridad Social se hará cargo del pago de esta prestación desde el primer día”.

Por qué son necesarias estas bajas

Estas bajas no sólo se han creado por el hecho de poder estar amparadas si se sufren fuertes dolores menstruales, sino que se convierten en una herramienta de empoderamiento en cuanto a salud menstrual. “Una de las grandes novedades que aportan estos permisos es que la trabajadora empieza a cobrar desde el primer día de la baja laboral. A diferencia de las bajas normales que lo harían el día tres. Esto es así por la propia naturaleza de la menstruación; cuando suele doler más es en los tres primeros días. Además, la paga directamente la Seguridad Social, precisamente para evitar discriminaciones o problemas con la empresa”, explica Alma.

Además, la experta puntualiza que “es importante entender que estos permisos cubren una necesidad que ya existía, pero que se enmascaraba con otra cosa”. Las mujeres autónomas también se pueden acoger a a esta nueva prestación de incapacidad temporal por menstruación incapacitante secundaria.

¿Puede perjudicar esta baja a las mujeres?

Hay voces que han señalado que estas bajas pueden suponer un «efecto boomerang» para la contratación de mujeres o tener un efecto estigmatizador. “En absoluto creo que vaya a suponer un obstáculo para la contratación de mujeres”, rechaza Alma, “lo que sí va a implicar es un cambio de mentalidad que debe empezar por lo más importante: la educación menstrual”.

Una educación sobre los ciclos menstruales que la divulgadora considera muy necesaria. “Veo urgente que enseñemos desde el colegio a la gestión del dolor menstrual. A saber identificar cuando este dolor no es normal y debemos de acudir a un especialista. O a conocer todas las herramientas a nuestro alcance para gestionar eficazmente nuestro dolor menstrual sin tener que llegar a acogernos a la baja menstrual”, destaca.

Educar para prevenir el dolor de la menstruación

Lo más importante a destacar es que la menstruación no debería de doler y, de hecho, la mayoría de las veces no tendría por qué incapacitar. “Una menstruación sana no debería doler, y aunque a veces la menstruación puede venir acompañada de malestar, no es lo más habitual que eso suponga una incapacidad para realizar las tareas más comunes”, corrobora Paloma Alma, creadora del proyecto CYCLO y del podcast Con un par de ovarios, especializado en salud menstrual y en el ciclo menstrual.

Además, resalta la necesidad de “incluir en los programas de riesgos laborales y de prevención la salud menstrual. Si educamos adecuadamente, entenderemos que medidas tan sencillas como permitir el trabajo en remoto cuando lo mujer lo necesite pueden ayudar. Por ejemplo, en sus primeros días de la menstruación, puede hacer que muchas trabajadoras no tengan que acogerse a la baja menstrual. El propio hecho de poder trabajar desde casa les ayudará a sentirse mejor”.

Y añade: “Sin duda, va a ser un reto la integración con naturalidad en la cultura empresarial”. Además, recuerda que “es algo que también ha ocurrido con la baja por maternidad. Actualmente la sociedad ha cambiado muchísimo respecto a este derecho”. Por último, matiza que “no todas las mujeres vamos a necesitar acogernos a esta baja menstrual. Pese a haber pocos datos oficiales –otra de las carencias de la ley, la falta de estudios científicos–, se estima que que menos del 20% de mujeres tienen menstruaciones incapacitantes. Y a veces menstruamos en sábado, otras en domingo, y sí, otras durante la semana laboral”, concluye.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

GlucodependenciaDesayuno sacianteLos positivos viven másFilosofía kaizenCumplir lo que promentes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta