Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
Mujer hace deporte para fortalecer el suelo pélvico

Los desequilibrios hormonales también pasan factura a la funcionalidad del suelo pélvico. Foto: Pexels (Jorge Acre)

SALUD HORMONAL

Cómo afecta la menopausia al suelo pélvico y qué hacer para ponerle remedio

Con la llegada de esta etapa pueden acelerarse los problemas en este grupo muscular. Realizar una valoración regular, fortalecer la zona y practicar ejercicio es clave para mantenerlo en forma.

Por Cristina Martín Frutos

23 de mayo de 2024 / 17:00

Hablar de suelo pélvico ha dejado de ser, afortunadamente, una rareza. No hay que irse muy atrás en el tiempo para ver que esto antes no era así. Por ejemplo, hace sólo seis años se calculaba que un tercio de las mujeres ni siquiera sabía de su existencia. «Aún hay algunas mujeres que llegan a nuestra consulta y no son capaces que no de sentir
la activación de la musculatura de su suelo pélvico», señala Lorena Corcuera, matrona especializada en suelo pélvico del hospital HLA Jerez Puerta del Sur (Cádiz), perteneciente al grupo ASISA. La matrona confirma que, entre sus pacientes, las que han pasado por menopausia se preocupan cada vez más por esta zona. Algo lógico, ya que durante este proceso fisiológico, el suelo pélvico puede verse afectado.

«Para empezar, la reducción de la producción de colágeno y elastina influye negativamente sobre toda la musculatura del piso pélvico», explica la experta. Y añade: «Estos cambios en los tejidos son causados por un desequilibrio hormonal, especialmente por la bajada de estrógenos».

La pérdida de masa muscular  puede afectar negativamente y generar una disfunción de la musculatura de suelo pélvico. «Por ejemplo, hay estudios que han comprobado que el grosor del músculo de la uretra se reduce en un 3% cada año en estas mujeres», ilustra.

TE PUEDE INTERESAR

Por último, la pérdida de elasticidad de los ligamentos es otro de los factores de riesgo relacionados con la menopausia. Pero no son los únicos desencadenantes. El embarazo, los partos (vaginales o por cesárea), la obesidad, el estreñimiento y los deportes de esfuerzo como el crossfit también pueden resultar lesivos para esta musculatura.

¿Qué es el suelo pélvico?

Si bien, como celebra la matrona, cada vez existe una mayor concienciación sobre el suelo pélvico, no está de más recordar qué es: «Un conjunto de musculatura, ligamentos y fascias que sostiene tres grandes órganos: el útero, la vejiga y el recto«, define. Pero no se queda ahí.

Lorena Corcuera recuerda algo fundamental: «Está interrelacionado con otros grupos musculares del cuerpo, como la zona abdominal, lumbar y diafragma y todos actúan en conjunto».

Esto implica dos cosas. Por un lado, que para hablar de un suelo pélvico saludable y funcional es importante tener también la zona abdominal y lumbar tonificada y libre de
tensiones. Por otro, que cuando aparece una disfunción del mismo –por falta de tonicidad, generalmente– se puede traducir en diversos síntomas que van desde la incontinencia urinaria hasta los prolapsos (de vejiga, recto o útero) o el dolor punzante en las lumbares.

Su relación con la sexualidad

También existe una relación directa del suelo pélvico y la sexualidad. La especialista sostiene que es importante que «la calidad de las relaciones sexuales está muy ligada a si tenemos un suelo pélvico tonificado».

De hecho, en este grupo muscular existen varios músculos que influyen directamente sobre los orgasmos. «En el plano superficial encontramos el isquiocavernoso y el bulbocavernoso (o bulboesponjoso), que contribuyen al mantenimiento de la erección del clítoris, ya que lo rodean. Además, en una zona más profunda están el pubococcígeo y el iliococcígeo, que se contraen cuando existe un orgasmo; por tanto, si se encuentran debilitados, la calidad del orgasmo puede ser menor», detalla.

Su relación es tal que la matrona afirma que cuando la mujer va a consulta siempre se pregunta por la calidad de sus orgasmos: «Es un indicativo de si su suelo pélvico tiene buen tono o está pasando algo», apunta.

Otro problema que puede aparecer es el dolor en las relaciones o dispareunia. «En este caso -aclara la experta-, a veces se puede producir, entre otras causas, por una hipertonía. Es decir, cuando el tono muscular está más aumentado de lo normal». Suele pasarle a mujeres con mucho estrés, que realizan mucho ejercicio, con tejidos cicatriciales,
experiencias traumáticas, miedo o ansiedad. Es más, diversos estudios encuentran ya una relación causa-efecto entre el bruxismo y la tensión del suelo pélvico.

Cómo trabajar la musculatura pélvica

Aunque existe la probabilidad de que el suelo pélvico tenga un exceso de tono, lo más frecuente es que durante la menopausia se produzca un debilitamiento. Por ese motivo, resulta fundamental entrenar esta musculatura. El trabajo dependerá de si tiene un fin preventivo o de si existe ya una patología.

OTROS TEMAS WELIFE

«Los ejercicios de Kegel funcionan muy bien, especialmente, para evitar o, incluso, paliar la incontinencia urinaria», expone la matrona de ASISA. Pero, insiste, en que «nos quedamos cortas si nos limitamos a ellos». También es fundamental trabajar todo el core. Es decir, abdomen, zona lumbar, glúteos, rotadores de cadera, etc. Los ejercicios hipopresivos y el método 5p son grandes aliados.

Lorena Corcuera enumera muchas otras herramientas para tratar el suelo pélvico. El biofeedback, que es un dispositivo para realizar ejercicios que está asistido por un equipo que traduce las contracciones musculares en señales (acústicas o gráficas) para que paciente y especialista perciban el trabajo. O la electroestimulación perineal; el masaje con vibrador; la radiofrecuencia

En cualquier caso, la experta subraya la importancia de realizarse una valoración previa del suelo pélvico en menopausia. Que, por cierto, debería hacerse de forma regular, como las revisiones ginecológicas: «Es fundamental para ver su estado, saber si hay alguna disfunción y elegir el plan de acción», apunta. Además, es la mejor herramienta preventiva. «Muchas mujeres llegan cuando ya aparece el problema o el síntoma y, aunque se puede solucionar, es mucho más trabajoso. Por eso, la prevención, desde jóvenes, es lo más efectivo para llegar a la menopausia con un suelo pélvico en buen estado».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta