Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
Una mujer saca del bolso un bote de suplementos naturales

Omega 3, isoflavonas, magnesio... los complementos de origen vegetal pueden combatir los síntomas moderados de la menopausia. Foto: Unsplash.

SALUD HORMONAL

Suplementos naturales para la menopausia: ¿de verdad funcionan?

Del omega-3 y el magnesio a las isoflavonas, las fórmulas de origen vegetal cuentan cada vez con mayor aval científico para combatir síntomas. Eso sí, antes de nada, conviene consultar a un experto.

Por Cristina Martín Frutos

20 de febrero de 2024 / 13:30

El mundo de los complementos nutricionales no ha dejado de crecer en los últimos años. Los ingresos totales de su mercado global se sitúan en unos 71.000 millones de euros. Y en países como Estados Unidos o Japón, más de la mitad de la población los consume. En nuestro país, nos quedamos en un 30%, según la OCU, pero el interés ha aumentado exponencialmente, sobre todo a raíz de la pandemia.

Asimismo, la ciencia dedica cada vez más esfuerzos a investigar la eficacia de estas fórmulas que vienen a complementar o suplir carencias nutricionales -recordemos: no son fármacos-. Los hay enfocados en la longevidad; en mejorar la calidad del sueño y, por supuesto, existen suplementos naturales en la menopausia para combatir sus síntomas. Estos últimos, de hecho, empiezan a hacer mucho ruido.

Si bien las alternativas de origen natural para aliviar los síntomas climatéricos existen desde hace décadas, la oferta actual es ingente. Incluso algunas celebrities internacionales, como las actrices Naomi Watts y Judy Greer o la tenista Serena Williams se han asociado con laboratorios especializados en fórmulas para esta etapa.

TE PUEDE INTERESAR

Por su parte, las mujeres, que cada vez reciben más información sobre sus cambios hormonales, se encuentran más interesadas en buscar remedios a su sintomatología. Algunas lo hacen por evitar los tratamientos médicos con estrógenos; otras, porque sus síntomas son leves o moderados y las hay que, por ciertas condiciones de salud no son candidatas a la terapia hormonal tradicional.

Qué suplementos conviene tener en cuenta en la menopausia

Antes de nada, Clotilde Vázquez, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales de Quironsalud integrados en la red pública madrileña (Sermas), subraya la importancia de hacer una distinción inicial. «Por un lado tenemos los suplementos nutricionales que cubren déficits y, por otro, los de procedencia vegetal con actividad estrogénica débil o con acciones relacionadas con el bienestar emocional», explica la médica, autora de Con hormonas y a lo loco (ed. Vergara).

En los primeros encontraríamos principios activos genéricos que ya son viejos conocidos, como omega 3, magnesio, selenio, hierro, vitamina D… Es decir, son compuestos que, por su acción, tienen especial interés para la mujer en peri o menopausia, pero que se pueden tomar en cualquier otro momento.

La doctora Isabel Castaño, que trabaja en diversas investigaciones de la Escuela de Nutrición de Salud Hormonal de Harvard, señala como especialmente interesantes el omega 3, «por su carácter antinflamatorio»; el magnesio, «asociado a la mejora del sueño, la recuperación muscular y la mejora de la fatiga» y el resveratrol. «Este derivado de los frutos rojos y la uva es un potente antioxidante que ayuda a combatir los efectos del estrés exógeno sobre nuestras células y, por supuesto, el provocado por la menopausia». Otro gran aliado, en su opinión, sería el omega 7. «O en general, el espino amarillo, una planta que contiene omega 3,6 y 7, y es muy efectiva para combatir la sequedad de las mucosas, en especial, la vaginal».

La farmacéutica Meritxell Martí, que ha desarrollado Unique, su propia línea de suplementación, apunta otras soluciones. «Si hablamos de mejorar a nivel energético y a la vez cuidar la salud ósea y articular, ya que este es uno de los principales problemas de la menopausia, lo ideal es la combinación de ingredientes como el colágeno, la membrana de huevo y la vitamina D3 y K2 (a su vez muy implicada en la mejora del estado de ánimo)».

Suplementos naturales en la menopausia de acción estrogénica

En el otro gran grupo de suplementos específicos para combatir los síntomas de la menopausia se encuentran los fitoestrógenos.  Como explica Meritxell Martí «estos fitoestrógenos o isoflavonas, procedentes de diferentes plantas, son los compuestos que van a sustituir por su estructura a las hormonas naturales». «En cierto modo, ‘engañan’ al cuerpo con la falta de estrógenos que se produce en la menopausia», añade. Hasta hace poco, la planta más conocida con esta acción era la soja, pero la farmacéutica enumera munchas otras fuentes de isoflavonas: «trébol rojo; alfalfa; la pueraria lobata o kudzu; el haba de monje; el regaliz; la avena y la cebada; las legumbres…» La doctora Vázquez también destaca los preparados procedentes del polen o los de extracto de cimífuga racemosa (también aparece en la etiqueta como cohosh o cohosh negro), obtenidos del rizoma de la planta.

¿Realmente funcionan?

Si bien la terapia hormonal médica sigue siendo el tratamiento más efectivo para aliviar los síntomas de la menopausia, especialmente cuando son severos, las alternativas naturales cuentan cada vez con mayor respaldo científico. Por ejemplo, la evidencia apunta a que la cimífuga racemosa es eficaz para tratar los síntomas vasomotores (sofocos y sudoración). Si bien, hacen falta más estudios clínicos, así como aclarar sus posibles contraindicaciones. Otras isoflavonas, como las de la soja, cuentan con el mismo aval. La doctora Castaño cuenta que en su equipo de Harvard están investigando sobre el Omega 3 «con unos resultados prometedores a nivel de salud cardiovascular y cognitiva».

También son efectivos de cara a mejorar la calidad del sueño algunos compuestos que añaden a su fórmula sustancias como los extractos de salvia, melisa o la melatonina. Pese a todo, la ginecóloga subraya que «este tipo de fórmulas nos ayudan a suplantar un déficit que la mujer tenga por su estilo de vida. No estamos ante tratamientos definitivos, pero, en ocasiones, pueden evitar el llegar al tratamiento médico». Además, es importante destacar que, en líneas generales, son tratamientos que son bastante bien tolerados por quienes los consumen.

Cuándo y cómo tomar suplementos naturales en la menopausia

En cualquier caso, no podemos olvidar que estos complementos no son fármacos. Esto implica varios aspectos. Primero, que se pueden obtener libremente en farmacias, herbolarios y webs de todo tipo. En segundo lugar que, como advierte Meritxell Martí, «no existe una relación dosis-efecto establecida, como sucede con las medicinas». Por tanto, todas las expertas consultadas coinciden en la importancia de consultar, antes de nada, con un profesional de la salud.

OTROS TEMAS WELIFE

Lo más frecuente, tal y como aconseja Clotilde Vázquez, es hacer antes un estudio de hábitos alimentarios para comprobar si existe alguna carencia y, primero, intentar suplirlo con la propia dieta o algunos cambios de hábitos. «Además, el consejo médico hará que evitemos excesivas dosis de un solo nutriente», añade.

Por su parte, Meritxell Martí insiste en esa prescripción, ya sea del doctor o del farmacéutico, ya que «se puede pensar que al ser natural va a ser 100% seguro, lo que hace que se mezclen productos sin más o no se tengan en cuenta sus efectos secundarios».

Con respecto al cuándo acudir, Isabel Castaño lo tiene claro: «En cuanto la mujer note un pequeño desajuste debería ir a consulta y podría empezar con una pequeña suplementación. Desde esa incipiente perimenopausia podemos optimizar y potenciar su estado general para afrontar la posterior menopausia de la mejor manera posible».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta