Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Jack Nicholson es una persona llena de manías en Mejor... imposible. / Foto: Mejor... imposible.

MENTE

Cómo librarte de las manías que te hacen daño (y mantener las que te van bien)

¿Cuándo un hábito se convierte en una manía? Si alguna de tus costumbres amarga tu vida (o la de quienes viven contigo), es el momento de actuar. Si vives con feliz con ellas, adelante.

Por María Corisco

17 de abril de 2024 / 13:00

“Yo ya no podría vivir con nadie más. No quiero aguantar las manías de nadie, ni tampoco que el otro aguante las mías”. Es frecuente oír esta afirmación en boca de personas que prefieren vivir a solas con sus costumbres, sin tener que hacer concesiones en cuanto al orden, la limpieza, los hábitos de higiene, la forma de dormir o el ruido que hacen al comer. Hablan de “manías”, pero ¿son realmente manías, o tan sólo costumbres, hábitos que han incorporado poco a poco a su rutina y con los que se sienten a gusto?

“El concepto de manía es muy complejo -explica el psicólogo Francisco Martos-. En psicología, usamos este término para describir un estado emocional y de ánimo extremadamente elevado, excitado, expansivo o irritable. Se trata de un síntoma característico de los trastornos del estado de ánimo, particularmente del trastorno bipolar. Pero, en el lenguaje de la calle, por manía se suele entender un hábito que no es frecuente en los demás y que nos causa cierto malestar si no lo hacemos”.

La gama de las manías es enormemente amplia, y su importancia puede ser nimia o, por el contrario, amargar la vida de quien las tiene y la de quienes viven con él. “Usamos este término tanto para describir a quien le gusta tener la casa impoluta –“es un maniático de la limpieza”- como para referirnos a quien necesita dormir con la puerta cerrada y sin que entre un rayo de luz en la habitación. Que sea algo positivo o negativo va a depender de cómo y cuánto estas llamadas manías vayan a interferir en su vida cotidiana y en su relación con los demás”.

TE PUEDE INTERESAR

¿Las manías son siempre «malas»?

En este sentido, hay que tener en cuenta la carga peyorativa que recae sobre el concepto de manía. Es frecuente que, en una pareja, uno de los miembros achaque al otro ser un maniático porque le gusta que las cosas se hagan de una manera determinada. “Aquí entra también en juego la mayor o menor rigidez con la que se juzga el comportamiento del otro. Una persona puede querer ordenar la ropa por colores; en sí mismo, no tiene por qué ser ni bueno ni malo, pero puede que quienes vivan con ella lo entiendan como una manía y les exaspere, especialmente cuando les condiciona a que ellos hagan lo mismo.  Pero también puede suceder que lo vean como una extravagancia, algo incluso divertido”.

La misma conducta, la misma “manía”, puede verse desde el otro lado de distintas maneras. Este punto es crucial, y cuando esa conducta provoca algún tipo de desencuentro o causa infelicidad, “es conveniente pararse a analizar este comportamiento y ver sus consecuencias”.

OTROS TEMAS WELIFE
  • Piensa en ti: ¿de qué manera interfieren tus manías en tu vida cotidiana? ¿Te hacen sufrir? ¿Qué sientes cuando intentas reprimirlas o alguien te lo impide? “Hacerse estas preguntas puede ayudar a definir si hay algún problema y si se ha convertido en una compulsión. Tomar conciencia del hábito y de hasta qué punto nos limita es importante para identificar si hay un problema».
  • Piensa en los demás: ¿quieres que los demás actúen como tú? ¿Lo pasas mal cuando no se hacen las cosas a tu manera? “Hay personas que piensan que la suya es la única forma de hacer bien las cosas. Por ejemplo, al tender la ropa usan para cada prenda pinzas del mismo color. No tiene mayor importancia, salvo que impongan que los otros también sigan ese patrón”.

¿Cuándo hay que pedir ayuda?

En aquellos casos en los que la manía se ha instaurado, condiciona tu vida y te impide ser feliz, “es conveniente trabajar sobre ella y acudir a un terapeuta para que te dé técnicas y herramientas para combatirla y luchar contra la ansiedad o la necesidad de control que hay detrás”.

  1. Reconoce el problema: “Es importante tomar conciencia de hasta qué punto están condicionando tu vida e imaginar cómo sería tu vida sin esas manías”.
  2. Evalúa su importancia: a veces buscamos una justificación a nuestras manías. Por ejemplo, asumimos que el orden es bueno, que la limpieza es necesaria, y a partir de ahí nos reafirmamos en nuestro comportamiento.
  3. Enfréntate a ellas: intenta ver qué sucede cuando no haces ese ritual, ese comportamiento. “Esta exposición puede provocar picos de ansiedad, por eso se debe compensar con métodos de relajación y ejercicios de respiración”.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta