Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
habitos-felicidad

Sonreír a los demás y cuidar tus relaciones sociales son solo dos de los hábitos que mejoran la vida./ Imagen: Pexels.

Salud mental

Los once hábitos diarios de las personas inteligentes que te hacen feliz sin darte cuenta

Sonreír, dormir bien, dar las gracias, respirar profundamente o hacerle un cumplido a alguien. Estas pequeñas cosas pueden tener un enorme poder a la hora de mejorar tu calidad de vida.

Por María Corisco

17 de julio de 2023 / 10:49

Cada uno de nosotros tenemos un concepto de la felicidad. Puede estar asociado a un entorno, a personas, a un estado de ánimo o a una ilusión, pero también, en el día a día, podemos llevar a cabo pequeñas acciones que pueden hacernos feliz sin que apenas nos demos cuenta. Se trata de acciones muy cotidianas, que prácticamente tenemos todos incluidos en nuestro día a día, pero que pueden llegar a tener un poder para nuestro bienestar del que no nos habíamos dado cuenta.

Los más inteligentes han convertido estos gestos en hábitos diarios, para poder ver sus frutos poco a poco y de forma continuada. Pero lo mejor es que no nos costará nada llevarlos a cabo. Aquí te dejamos los diez mandamientos de las personas más inteligentes para ser felices.

1. Sonríe para sonreír

Sonreír no es solo poner una expresión amigable. Es también terapéutico, y así lo demuestran un sinfín de investigaciones. Por ejemplo, un estudio publicado en Psychological Science en 2012 encontró que las personas a las que se les había señalado que sonrieran durante una tarea estresante experimentaron una reducción en los niveles de cortisol (hormona del estrés), en comparación con aquellos que no sonrieron. Esto sugiere que sonreír puede tener un efecto en la respuesta al estrés. Además, refuerza otro trabajo que señalaba que sonreír en situaciones difíciles puede ayudar a reducir la frecuencia cardiaca.

Con respecto a cómo nos perciben los demás, un estudio de 2015 publicado en Emotion revela que sonreír con naturalidad durante situaciones sociales aumenta la percepción de calidez y generosidad de una persona, lo que a su vez favorece las interacciones sociales positivas y la formación de conexiones más fuertes.

TE PUEDE INTERESAR

2. Da las gracias

Más allá del refranero y su «Es de bien nacidos ser agradecido», tomarse el tiempo para reconocer y apreciar las cosas positivas de la vida puede tener un impacto significativo en la felicidad. Puedes llevar un diario de gratitud, expresar agradecimiento a las personas que te rodean o simplemente reflexionar internamente sobre las cosas por las que te sientes agradecido.

Son muchas las investigaciones que respaldan la relación de la gratitud con la felicidad. Por ejemplo, un estudio de 2018 publicado en el Journal of Positive Psychology mostró que los participantes que llevaron un diario de gratitud durante dos semanas mostraron una mayor sensación de bienestar subjetivo y una disminución en los síntomas de depresión y ansiedad en comparación con aquellos que llevaron un diario de eventos negativos.

3. Cultivar relaciones sociales

Las relaciones y el apoyo sociales son fundamentales para el bienestar emocional. Dedica tiempo a cultivar y nutrir tus relaciones con amigos, familiares y seres queridos. Participa en actividades sociales, busca oportunidades para conectarte con otras personas y brinda apoyo a quienes te rodean.

4. Practica la alimentación consciente

La elección de unos alimentos u otros pueden afectar a tu estado de ánimo. Lo sabes porque sientes que, a veces, el cuerpo te pide chuches, comida basura o un atracón de azúcar. Cuidado: esa sensación de sentirse bien que se obtiene al comer este tipo de carbohidratos simples nos da un subidón de serotonina, efímero, que después te puede dejar hundido en la culpa. Se trata de optar por carbohidratos complejos, ácidos grasos omega 3 (que tienen efectos antiinflamatorios y pueden ayudar a combatir la neuroinflamación, lo que redunda en un mejor estado de ánimo) y alimentos ricos en proteínas.

5. Haz un cumplido

No seas rácano en tus cumplidos y en tus muestras de reconocimiento al trabajo de alguien o a sus cualidades. Hacer cumplidos genuinos y sinceros estimula el estado de ánimo, reduce el estrés y el malestar emocional, mejora las relaciones… Pero, además, es una práctica que sienta tan bien a quien la da como a quien la recibe: unos y otros pueden experimentar un aumento en emociones positivas, como la felicidad y la alegría. Además, dar y recibir cumplidos puede aumentar la autoestima, ya que los comentarios positivos pueden reforzar una imagen de uno mismo y fortalecer la percepción de habilidades y logros personales.

6. Respira profundamente

La respiración no es solo una función fisiológica imprescindible para la vida. En nuestra vida acelerada, tendemos a coger el aire justo que nos permite seguir; respiramos de forma ligera, superficial. Es importante permitirnos respirar en profundidad. Como indica Eugeni García Grau, psicólogo de la Universidad de Barcelona y coautor de Manual de entrenamiento en respiración, “si la cantidad de oxígeno que llega es insuficiente, la sangre no puede purificarse ni oxigenarse adecuadamente, lo que puede favorecer los estados de ansiedad, promover el cansancio y hacer que una situación estresante sea más difícil de superar”.

En el estrés, aceleramos la respiración, aumentamos la frecuencia cardiaca y elevamos la tensión muscular. Los ejercicios de respiración profunda y consciente pueden activar la respuesta de relajación del cuerpo, lo que reduce los niveles de estrés y ansiedad. Esto nos lleva a sentirnos más tranquilos y en paz, lo que contribuye a nuestra sensación de felicidad y bienestar. Además, una respiración lenta y profunda puede ayudar a calmar una mente agitada y a reducir la rumiación de pensamientos negativos.

7. Trátate bien

A veces somos nuestros críticos más feroces. Es frecuente, en el runrún interior, que nos dirijamos a nosotros mismos en términos nada compasivos, lo que favorece los sentimientos de culpa y una bajada en la autoestima. Es importante que nos tratemos con amabilidad y compasión, reconocer que todos cometemos errores y tenemos debilidades. Permítete ser humano, háblate con amabilidad y trátate con respeto.

Ser compasivo con uno mismo implica ser paciente en lugar de juzgarse siempre en términos negativos y exigirse la perfección. El exceso en la autocrítica y el perfeccionismo pueden acabar en estrés, ansiedad y un sentimiento constante de insatisfacción. Además, la autocompasión nos brinda una base sólida de apoyo interno en tiempos de dificultades y adversidades, lo que nos va a ayudar a afrontar mejor los desafíos y a recuperarnos en momentos de sufrimiento.

8. Haz ejercicio (mejor al aire libre)

La actividad física regular está asociada con una mejora en el estado de ánimo y la reducción del estrés. Hay infinidad de investigaciones que muestran cómo el ejercicio es una excelente medicina para reducir el estrés, los sentimientos de ansiedad y los síntomas de depresión, al tiempo que aumenta la autoestima y la felicidad.

Pero, además, si haces ejercicio al aire libre, sus beneficios para el estado emocional se pueden multiplicar. Primero, porque nos brinda la oportunidad de recibir vitamina D a través de la exposición al sol. Se sabe que esta vitamina tiene un papel importante en la regulación del estado de ánimo y se ha asociado con una mayor felicidad y bienestar emocional. Asimismo, realizar ejercicio al aire libre nos brinda una mayor variedad de estímulos sensoriales en comparación con hacer ejercicio en interiores. Estímulos visuales, auditivos y táctiles diferentes, como el paisaje natural, el sonido de los pájaros o la brisa en la piel, pueden ayudar a despejar la mente, aumentar la atención plena y proporcionar una sensación de novedad y estimulación.

9. Duerme lo suficiente

La mayoría de los adultos necesitamos al menos siete horas de sueño todas las noches. Si se te caen los ojos nada más comer, o sientes que hay una niebla en torno a ti, es posible que tu cuerpo te esté diciendo que necesita descanso. Y no solo por recuperarte físicamente, sino también desde un punto de vista emocional: un sueño adecuado es crucial para la salud, la función cerebral y el bienestar.

Ten en cuenta que, cuando estamos descansados, somos capaces de regular nuestras emociones de manera más efectiva, manejar el estrés, las situaciones emocionales desafiantes y los altibajos emocionales. Esto nos permite mantener una perspectiva más positiva, manejar mejor los contratiempos y mantener un equilibrio emocional más estable, lo cual contribuye a nuestra felicidad general.

OTROS TEMAS WELIFE

10. Piensa en positivo

No vamos a aplaudir la cultura del pensamiento positivo, pues ya sabemos que puede terminar convirtiéndose en una tiranía. Se trata de reconocer que en la vida hay momentos infelices, que no todo es una verbena y que pueden llegar momentos difíciles. Reconoce el sentimiento de infelicidad, experiméntalo y, después, cambia el foco hacia las causas que lo han provocado y la forma de recuperarte.

11. No te compares con los demás

Compararnos constantemente con los demás puede tener un impacto negativo en nuestra felicidad y bienestar emocional. Hemos de tener en cuenta que cada persona es única, con sus propias habilidades, experiencias y circunstancias de vida. Compararnos con los demás no tiene en cuenta estas diferencias individuales y nos lleva a establecer estándares poco realistas para nosotros mismos. Cada persona tiene su propio camino y ritmo de progreso, por lo que es más saludable y beneficioso centrarnos en nuestro propio crecimiento y desarrollo en lugar de compararnos con los demás.

Además, intentar encajar en los estándares y expectativas de los otros puede llevar a la pérdida de nuestra autenticidad y autenticidad personal. Es importante mantenernos fieles nuestras propias fortalezas, valores y deseos, y no tratar de ser alguien que no somos. Por otra parte, la comparación a menudo nos lleva a centrarnos en lo que percibimos como nuestras deficiencias o insuficiencias con respecto a los demás. Esto puede generar sentimientos de inseguridad, baja autoestima e insatisfacción con nosotros mismos. En lugar de enfocarnos en lo negativo, es más saludable y productivo centrarnos en nuestras propias fortalezas y logros, y trabajar en nuestro crecimiento personal.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta