Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Está tan lejos de ti que es más fácil tenerle manía que envidia. / Foto: @georginagio.

MENTE

Por qué envidias más a tu vecina que a Georgina Rodríguez: la culpa la tiene la paradoja de la cercanía

Es más fácil tener envidia de alguien a quien tienes cerca y con quien te puedes comparar que de un mito al que consideras inalcanzable.

Por María Corisco

15 de abril de 2024 / 17:00

Ves en la tele el reality de Georgina Rodríguez y su exhibición del lujo extremo. Los destinos más espectaculares, los complementos más exclusivos, el derroche por el derroche en cada secuencia. Miras por la ventana y ves a tu vecina: ha cambiado de coche, o ha perdido cinco kilos, o se pasea feliz con un nuevo -y estupendo- novio. Y sientes la punzada de la envidia, pero no de la desmesurada riqueza de Georgina, sino de ese modesto éxito de tu vecina. ¿Cómo es posible que te escueza más esa pequeñez?

La clave está en la complejidad de esa corrosiva emoción que es la envidia y en cómo impacta sobre la autoestima al hacer que la persona que la sufre se compare con el otro y salga perdiendo en esa comparación. Los expertos señalan que este sentimiento crece a medida que aumenta la cercanía con la persona a la que se envidia. Y, sobre todo, cuanto más puntos en común tiene contigo.

Siguiendo con el ejemplo anterior, Georgina está tan, pero tan lejana de tu mundo y de tus posibilidades, que es mucho más fácil tenerle manía que tenerle envidia. Pero piensa en el caso de una chica que trabajase en la tienda Gucci en la que conoció a Ronaldo: ¿no es más fácil que sienta envidia de su suerte y de la vida que está viviendo?

TE PUEDE INTERESAR

Peor cuanto más cerca

En el terreno de la psicología es un fenómeno bien conocido. Simon Laham, psicólogo social, ha explorado cómo la envidia puede manifestarse en relaciones cercanas y afectar las interacciones interpersonales. Y uno de los aspectos que ha abordado es la tendencia humana a experimentar envidia hacia aquellos que están más cerca de nosotros, como amigos, familiares o colegas.

Así, Laham sugiere que “la envidia hacia personas cercanas puede surgir debido a la comparación social. Cuando percibimos que alguien cercano a nosotros tiene algo que deseamos pero no poseemos, como éxito, reconocimiento o bienes materiales, puede desencadenar sentimientos de envidia. Estos sentimientos pueden ser especialmente intensos cuando la persona envidiada es alguien con quien tenemos una relación estrecha, ya que la comparación se vuelve más directa y personal”.

Además, Laham también ha investigado cómo la envidia puede influir en el comportamiento hacia las personas cercanas. Por ejemplo, te puede llevar a comportamientos competitivos, al resentimiento o incluso al sabotaje hacia aquellos a quienes percibes como rivales en áreas de importancia para nosotros.

En este sentido, es más fácil envidiar al compañero de trabajo que, con tu misma capacitación -o incluso menor- ha conseguido un proyecto mejor, o unas condiciones laborales más favorables, o esa jornada reducida que a ti te negaron en su día, en vez de envidiar al presidente de la compañía. Es más probable que envidies a la amiga a la que le quedan bien todos los biquinis que a una modelo de Victoria’s Secret. O a ese compañero con el que hiciste las primeras prácticas y que es ahora un directivo de éxito, antes que a Bill Gates.

Qué es la paradoja de la cercanía

Todo esto tiene que ver con la teoría de la autoevaluación social, expuesta por el psicólogo social Abraham Tesser. Sugiere que las personas tienden a compararse con otros para evaluar su propio valor y habilidades. Una de las observaciones clave de esta teoría es que “las personas a menudo se comparan con aquellos que están más cerca de ellos en términos de habilidades o características relevantes para su autoevaluación. Esta tendencia se conoce como la paradoja de la cercanía o paradoja de la proximidad».

Esta paradoja sugiere que las relaciones cercanas, como las amistades íntimas, las relaciones familiares o las relaciones laborales estrechas, pueden ser especialmente propensas a la comparación social y a la competencia. Cuando estamos cerca de alguien y compartimos aspectos de nuestras vidas con ellos, es más probable que nos comparemos con ellos en diferentes áreas, como el éxito profesional, la felicidad en la vida personal, la apariencia física, entre otros.

OTROS TEMAS WELIFE

La paradoja de la cercanía resalta que, a pesar de la intimidad y la conexión emocional que pueden caracterizar a las relaciones cercanas, también pueden surgir sentimientos de envidia, competencia y resentimiento cuando percibimos que la otra persona tiene algo que deseamos pero no poseemos. Esta dinámica puede ser especialmente compleja y difícil de manejar, ya que implica equilibrar sentimientos positivos de afecto y cercanía con emociones negativas como la envidia y el resentimiento.

Entre las razones para este sentimiento tan paradójico, Tesser apunta las siguientes:

  • Acceso a la información: normalmente tienes más acceso a información detallada sobre aquellos que están cerca de ellos, como amigos, familiares o colegas. Esto significa que encuentras más oportunidades de compararte con estas personas en áreas que os interesan o en las que podéis competir.
  • Identificación de similitudes y diferencias: al compararte con aquellos que están cerca, puedes identificar similitudes y diferencias más claras en términos de habilidades, logros o características personales. Esto puede llevar a una mayor sensibilidad a las diferencias percibidas y, en algunos casos, a una autoevaluación menos favorable.
  • Competencia directa: puedes ver a quienes están cerca como competidores más directos en áreas de importancia personal. Esto puede generar sentimientos de rivalidad o envidia, lo que puede influir en cómo te comparas con los ellos.
  • Expectativas y normas sociales: también puedes sentir una presión social para compararte favorablemente con aquellos que están cerca, especialmente en entornos como el laboral, donde la competencia y el rendimiento importan. Esta presión puede llevarte a una mayor autoevaluación negativa cuando percibes que otros cercanos tienen más éxito o habilidades superiores.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta