Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la glucodependencia: cómo saber si la sufres, sus riesgos y cuatro formas de evitarla

X
habituatea

Amagoia Eizaguirre./ Imagen: D.R. (Instagram Habituatea).

Salud mental

Amagoia Izaguirre: «Sin paz interior, no hay felicidad»

Entrevistamos a la coach y divulgadora Amagoia Eizaguirre, conocida en redes sociales como Habituatea. Estos son sus consejos para que aprendamos a adaptar esos hábitos que nos permiten sentirnos mejor.

Por Sara Trueba Rodríguez

16 de junio de 2023 / 12:31

Amagoia Eizaguirre sabe por experiencia propia que iniciar un proceso de cambio no es fácil. “Vivimos anestesiados y lo más cómodo es dejarse llevar. No nos gustan los cambios, pero si hay algo en nuestra vida que no funciona, hay que hacer renuncias y estar decidido”. Ella misma, tras la pandemia, dejó un trabajo prometedor como directiva para lanzarse a la aventura de la divulgación, la comunicación y la creatividad. No tenía el éxito asegurado, pero aún así supo que su felicidad pasaba por intentarlo, renunciando a la estabilidad de un salario fijo, entre otras cosas.

Amagoia es autora del libro El pequeño libro de los hábitos saludables y una de las ponentes de Mercedes-Benz WeLife Tour (a su paso por San Sebastián). Como coach y divulgadora en Habituitea, ayuda a personas y empresas a encontrar su sitio en el mundo, desde la libertad y la paz interior. Porque, como ella misma dice: “Sin la serenidad que aporta tomar las decisiones correctas, es imposible alcanzar un estado de equilibrio y felicidad”. 

El 65% de los trabajadores está en riesgo de padecer el síndrome de burnout, según un informe de Adecco Group Institute. ¿Eso es lo que más te encuentras cuando alguien acude a ti?

Sí, la gente se ha dado cuenta de que la conciliación no existe. Hemos sido educados de una manera y la pandemia nos ha hecho abrir los ojos. El trabajo es parte de nuestra vida, pero si sólo trabajas, no vives.

La autoexigencia y la presión social a menudo nos conducen a llevar vidas que no queremos llevar en realidad…

Cuando haces tu propia definición de lo que es el éxito y la felicidad, según tus valores, te das cuenta de por dónde quieres ir y de que quizá estás llevando la vida según lo que los demás dicen que es el éxito… Es a eso a lo que tenemos que aspirar, porque si no terminas llevando una vida que no es la tuya y no llegas a un equilibrio y una paz interior contigo mismo. 

Entonces, ¿la paz interior es la que nos indica que vamos por el camino correcto?

Sin paz interior, sin serenidad, no hay felicidad. Estar en equilibrio es una de las claves de la felicidad, te permite tomar decisiones correctas, dormir bien, estar tranquilo…

Tú enseñas a adaptar buenos hábitos pero, ¿cómo conseguir que estos duren en el tiempo?

En primer lugar, debemos ser conscientes de que el cambio no es una carrera rápida, sino una de fondo. Vivimos en un mundo de inmediatez… A partir de ahí, si queremos hacer cambios en nuestra vida en busca de una mayor felicidad, debemos instaurar hábitos realistas. Por ejemplo, madrugar un poco más si deseamos crear el hábito del deporte.

Además, hay que huir de la perfección: no se trata de tirar la toalla cuando vemos que no llegamos, pero tampoco de pretender llegar a todo a toda costa. Esto nos hace vivir en los extremos, nos aleja de la serenidad y nos lleva a una mayor tasa de abandono de ese hábito que nos hemos propuesto.

¿Y qué podemos hacer para que nuestro hábitos vayan en consonancia con el cuidado del planeta?

Hay muchas cosas que podemos hacer para cuidar nuestro planeta, pero no debemos culpabilizarnos cuando no podemos hacerlo todo. Podemos cometer errores y la sostenibilidad hay que buscarla en nuestra área de influencia sin abarcar demasiado. De nuevo, si no somos realistas en nuestro hábito nos llevará a abandonarlo rápidamente.

Hábitos maestros, ¿todos necesitamos uno?

No se trata de necesitarlo. Todos tenemos hábitos maestros sin identificar, pero no nos paramos a analizar cuáles son… Un hábito maestro es  algo que hacemos a diario sin darnos cuenta. Por ejemplo, hay quienes trabajan desde hace años en el mismo lugar. Todos los días se levantan a las 7, madrugan para ducharse, desayunar, coger el coche e irse a desempeñar su cargo, el que sea… Detrás de esas acciones tan simples hay disciplina, constancia, gestión de pensamientos y emociones… porque no todos los días nos levantamos igual, pero somos capaces de seguir con nuestro hábito.

Siempre hablas de cómo correr te ha cambiado la vida.

Es el hábito que a mí me sirve para saber que puedo adquirir cualquier otro hábito. Puedo extrapolarlo al estudio, a los retos. He aprendido a gestionar mis pensamientos, mi diálogo interior, a vencer la pereza, el perfeccionismo, a gestionar los mínimos, he aprendido a comprometerme con algo… Si he sido capaz de lograr esto, soy capaz de lograr cualquier otra cosa, sólo hace falta trabajarlo.

mujer corriendo
Mujer corriendo./ Imagen: Pexels.

Desaconsejas vivir en piloto automático. ¿En qué sentido?

Es llegar al trabajo sin darte cuenta del camino, hacerlo todo sin prestar atención, dejando que pasen los días sin darte ni cuenta… Vivir así es vivir pensando en el fin de semana, o de cara a las vacaciones. Es esperar a algo concreto del futuro y no estar en el presente…

¿Y cómo se sale de ahí?

Pon el foco en el presente y en todo lo positivo. No será fácil, exige trabajo, pero se puede. Identifica qué quieres y a dónde quieres dirigir tu vida. No dejes que te gobierne el miedo y la incertidumbre. Al contrario, dale la mano y piensa «¿qué es lo peor que podría ocurrir?» ¿Y lo mejor? Ver los posibles escenarios suele tranquilizarnos.

Dedica un rato al día a lo que te preocupa, ocúpate de ello. El resto del día, pon el foco y la atención en todos los demás aspectos de tu vida que sí funcionan. No sabes lo bien que se vive enfocado en una sola tarea sin estar pendiente de las notificaciones del móvil.

Últimamente se han puesto de moda los diarios de agradecimiento. ¿Hay que practicar ese dar las gracias?

Sí, yo recomiendo agradecer a diario por tres cosas buenas que te hayan pasado y empezar a entrenarte en el hábito de ser positivos.

Hemos pasado en pocos años de no estar conectados más que al correo electrónico (y por trabajo) a vivir en permanente conexión. Esto, ¿perjudica a la hora de vivir la vida que deseamos vivir? 

Poner limites a la tecnología es vital. Nos hace ser más impacientes y nos lleva a una rueda en la que somos incapaces de enfocarnos. Movil, ordenador, tv… Volvamos a hacer las tareas de una en una,  más enfocados. El nuevo lujo va a ser poder desconectar de la tecnología, estoy convencida. 

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Proteína a los 50Liberar más oxitocinaAprender a fluirGestionar la culpaDesayuno saciante

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta