Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Según un estudio de Harvard es a partir de los 60 años cuando somos más felices. / Foto de KoolShooters en Pexels.

Salud mental

La sorprendente razón por la que somos más felices a los 60 que a los 30, según Harvard

La Universidad de Harvard ha realizado un estudio pionero que asegura que, en la vejez, damos prioridad a lo realmente importante, lo que nos hace más felices.

Por Sara Flamenco

5 de febrero de 2024 / 13:30

En 1967, Cristina y Los Stop cantaban eso de «Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor», pero Rodolfo Sciammarella, su compositor, se olvidaba de una cosa: la amistad. Un estudio pionero de la Universidad de Harvard, liderado por el psiquiatra Robert Waldinger y el psicólogo Marcs Schulz, concluye que las relaciones personales con nuestro entorno cercano son la única clave de la felicidad. Pero este estudio, uno de los más largos y exhaustivos que se ha hecho hasta el momento, llega a otra curiosa conclusión y es la edad a la que alcanzamos la plena felicidad en la vida y no es la juventud, aunque siempre lo hayas creído.

Después de analizar la trayectoria de la felicidad en más de 700 personas durante más de 80 años, los investigadores de la Universidad de Harvard llegaron a la conclusión de que el momento más feliz de nuestra vida llega tras cumplir los 60 años. Waldinger, lo entiende como una consecuencia del aprendizaje de la vida, pues es sobre esta edad cuando comenzamos a tomar conciencia de sus limitaciones y de la realidad de la mortalidad, dos aspectos que elevan la felicidad. Esto se debe a que las personas tienden a deshacerse de las obligaciones y de las relaciones insatisfactorias, y se prioriza la positividad y el aprendizaje continuo.

La evolución de las relaciones a lo largo de la vida

Dado que son las relaciones personales la verdadera clave para alcanzar la felicidad, Waldinger y Schuz analizan cómo son a lo largo de la vida al dividirla en cuatro etapas. Este es el modo que tienen de dar una razón a por qué, según su estudio, somos verdaderamente felices a partir de los 60 años. Veamos esas etapas de la vida y cómo son las relaciones sociales en cada una de ellas:

TE PUEDE INTERESAR

1. Adolescencia (12-19 años). En esta etapa de la vida, se está muy influenciado por tu entorno que, aunque sea grande, es inestable porque todavía se encuentra en una fase de desarrollo. «El modelo en el que se basa un adolescente para imaginar su vida está muy influido por sus compañeros, maestros, entrenadores, padres, etc.», afirman los investigadores.

2. Primera etapa adulta (20-40 años). En este momento de la vida es cuando comienzas a volar solo creando tu propia red a través de los amigos, el trabajo, la pareja y la familia. Podría ser un momento de felicidad, pero aún se crece y evoluciona poco a poco.

3. Mediana edad (41-65 años). En esta etapa comienzas a ir más allá del yo, pero las responsabilidades y preocupaciones son abrumantes en muchos casos: hijos, trabajo, el cuidado de los propios padres… Según este estudio de Harvard, la etapa de mayor infelicidad se encuentra entre los 47 y los 48 años debido a estas preocupaciones de las que te hemos hablado.

4. Vejez (66 años en adelante). Esta es la etapa de la vida en la que somos más felices, ya que es el momento en el que sólo te preocupas de lo que importa y de quienes importan. Eso sí, para llegar hasta aquí en óptimas condiciones, has tenido que tejer unas relaciones personales estables a lo largo de la vida para no llegar a la vejez sólo, lo que potenciaría las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Al parecer, esto estaría relacionado con el estrés y la imposibilidad de contar a alguien lo que nos pasa: «Todos nosotros estamos conectados a todo el mundo y necesitamos de los otros», dicen los autores del estudio.

OTROS TEMAS WELIFE

La felicidad tiene forma de U

Otro estudio sobre la felicidad realizado por los economistas Andrew Oswald y David Blanchflower llega a una conclusión parecida pero con algún que otro matiz. Según su tesis, a la que llaman la curva de la felicidad, los picos de bienestar aparecen en dos momentos de la vida: la infancia y la madurez tardía, por lo que esto genera una curva en forma de U.

Según esta investigación, en la niñez, el intelecto es todavía limitado por lo que nuestro grado de felicidad es mayor. La felicidad de la ignorancia, que diría algunos. Durante la segunda década de nuestra vida comienza el aprendizaje y el desarrollo personal y a los 40 es cuando viene una crisis existencial. Te replanteas cómo has llegado hasta donde estás y lo que quieres hacer verdaderamente. Pero es a partir de los 50 donde, según esta investigación, se vuelve a una época de calma en la que disfrutas de las pequeñas cosas.

Según Jonathan Rauch, autor del libro La curva de la felicidad: por qué la vida mejora después de los 50, nuestros cerebros se vuelven más resistentes al estrés con el paso de los años, experimentan menos remordimientos, se controlan más las emociones y somos más positivos. De este modo, a los 50 años el cerebro da más valor a lo positivo que a lo negativo, es decir, da prioridad a aquello que nos hace felices.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeñas excusasPiensa como un marineBanksyingQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta