Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo incrementar el colágeno de la piel a partir de los 40

X

Tener una actitud demasiado positiva puede ser perjudicial para la salud mental./ Foto: D.R.

Salud mental

Qué es el «síndrome de la chica con suerte» y cómo usarlo a tu favor para que sólo te pasen cosas buenas

Pensar que si te muestras positivo todo te irá bien puede llegar a ser muy dañino para tu salud mental. Así es como realmente debes afrontar los problemas.

Por Michelle Avís Melgosa

10 de diciembre de 2023 / 12:19

Una de las tendencias que más suena en redes sociales últimamente es el llamado «síndrome de la chica con suerte». Se trata de una creencia que se ha hecho viral y que va más allá de la costumbre de mostrar sólo la parte bonita de nuestra vida en aplicaciones como Instagram. Numerosos influencers se han unido a esta práctica que consiste en vanagloriarse en público de la propia buena suerte y en tener una actitud positiva hacia la vida para (supuestamente) atraer las cosas buenas. Dicho con otras palabras: es como si el universo te recompensara cada vez que piensas en positivo. Sin embargo, no se trata de ningún síndrome diagnosticado como tal y, de hecho, los psicólogos alertan de que esta tendencia entraña sus riesgos.

«No nos encontramos ante un síndrome reconocido en salud mental ni en los manuales de psicodiagnóstico», explica Laura Palomares, psicóloga de Avance psicólogos. Se trata, simplemente, de una falsa creencia según la cual «la actitud positiva genera efectos positivos por sí misma, por lo que las afirmaciones optimistas y los pensamientos de éxito atraerán un futuro prometedor», aclara la experta.

TE PUEDE INTERESAR

Cómo influye esta creencia en nuestros actos

Si alguna vez, al navegar por las redes sociales, te aparece algún story o publicación en la que alguien hace referencia a sus éxitos por tener el «síndrome de la chica con suerte», tu cabeza automáticamente puede llevarte a pensar que si no te salen las cosas bien es por tu culpa, por no ser suficientemente positivo. Pero realmente, esta creencia puede ser «muy dañina», según Palomares.

La actitud que adoptas a la hora de ejecutar tus actos tiene una gran influencia en los resultados que obtienes. Sin embargo, abusar del optimismo es un error. «Enfocarnos en los aspectos positivos del día a día puede ayudarnos, pero cuando detrás de esto hay un exceso de positividad que roza lo supersticioso, puede ser dañino», explica la psicóloga. Además, es necesario aprender a desarrollar la tolerancia, la frustración y la incertidumbre, ya que todas estas capacidades «nos ayudan a afrontar los acontecimientos vitales de forma realista y ajustada, y así sostener la ansiedad sin desbordarnos», añade.

Al igual que mantener una visión negativa de todo lo que haces puede entorpecer tu productividad y llegar a desmotivarte por completo, el exceso de positividad tampoco es el camino más recomendable. En este último caso, la psicóloga explica que las consecuencias vienen acompañadas de una visión distorsionadas de la realidad, de unas expectativas de felicidad inalcanzables y también puede llegar a generar culpabilidad.

«La positividad extrema como moda obliga, al fin y al cabo, a considerar el éxito como única forma de ser feliz», asegura la psicóloga. Es por ello que pensar que si atraes a la suerte tendrás éxito puede convertirse en una presión que influye negativamente en tu proactividad. «Se trata de una creencia de tipo mágico como modo de controlar el devenir, que puede hacerte sentir responsable de no esforzarte lo suficiente para atraer la suerte», explica.

OTROS TEMAS WELIFE

Cómo usar el «síndrome de la chica con suerte» de manera realista

Las emociones negativas también son necesarias, pues nos ayudan a saber responder de manera sana y realista a los problemas. «Podemos quedarnos con una mirada optimista, que nos anime a ser proactivos y realistas en nuestras metas, pero conscientes de que no todo tiene por qué salir bien, ya que no hay necesidad de que seamos perfectos», afirma Palomares.

Y una forma de aprender a practicar esta actitud (y usarla a tu favor) es concienciarnos de que, aunque las cosas no salgan bien siempre, los desaciertos son una oportunidad «para aprender y desarrollar recursos de afrontamiento», afirma la experta, y recalca que «esto se ajusta a una actitud constructiva y no tanto positiva, que con el tiempo será menos dañina y nos ayudará a desarrollar una mayor tolerancia a la incertidumbre».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Azúcar dañinoBatido verdeMorderse el labioDormir bienCallo solar

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta