Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la teoría de la cebolla y por qué es importante en las relaciones

X
bajar-expectativas

Hay que ser realista y centrarse en el presente, no en los logros inalcanzables que podrían depararte el futuro./ Foto: Pexels.

Mente

La verdadera clave para ser más feliz: aprende a gestionar tus expectativas

Cuanto más bajas sean las expectativas iniciales, más probablemente serán superadas, lo que tendrá un impacto positivo en la felicidad.

Por Marcos López

17 de junio de 2024 / 07:30

Te vas a comer el mundo. Te han encomendado una tarea que sacar adelante y no te conformas con menos que una matrícula de honor. Como poco. Y la responsabilidad es tan grande que ya paladeas el triunfo que te catapultará a las estrellas. Pero con el paso de las horas, todo se ha torcido y tu ilusión se ha apagado. Como todos los días. Hoy tampoco te auparás a la cima del mundo. Lo que te genera una gran frustración. Te sientes desdichado. Así que ha llegado el momento de adoptar la más básica de las medidas que, según los expertos, te harán más feliz: bajar tus expectativas.

No importa si se trata de una tarea laboral o doméstica. Tampoco de las esperanzas, probablemente excesivas, que se han puesto en una nueva relación. O de lo que se espere de los demás.

Siempre hay, como explica Megan Dalla-Camina, coach en liderazgo y bienestar y autora, entre otros libros de éxito, de Getting Real About Having It All, «que bajar las expectativas que uno puede llegar a tener. Quitarse presión. El éxito no consiste en ascender más y más, sino en sentirse realizado y conocer quién es uno mismo».

TE PUEDE INTERESAR

Tienes que ser realista

Vas a contar un chiste que hará que tu pareja, tan seria, no pueda parar de reír. Aunque nunca hayas logrado que esboce una mísera sonrisa. Y como cabía esperar, no ha pasado. Así que te refugias en los elogios que, no cabe duda, te va a dedicar mañana tu jefe cuando le entregues esa tarea tan importante. Lo que una vez más, no sucede. Sólo obtienes su indiferencia. Como ha ocurrido siempre.

Pero lo que pasa es que no eres realista. Tan sólo fantaseas con el mejor de los futuros. Por improbable que sea. Como le pasa a todo el mundo.

A menores expectativas, mayor felicidad

No es cuestión de la cuantía, mayor o menor, del premio que se encuentra al final del camino. Lo realmente importante son las expectativas que se generan sobre la posible recompensa. Y como revela un estudio de la Universidad de Cambridge, cuanto más bajas son las expectativas iniciales, más probablemente serán superadas, lo que tendrá un impacto positivo en la felicidad.

Si no esperas nada, no habrá decepción

En realidad, la decepción tiene lugar no cuando se obtiene un resultado negativo no esperado. Por el contrario, la Universidad de Leiden ha demostrado que la insatisfacción se produce cuando no se alcanza un resultado que se había anticipado como positivo. Y dado que es imposible no esperar nada del futuro, la clave está, una vez más, en rebajar las expectativas.

Hay que centrarse en el presente

Hay que ser realista. Centrarse en el presente, no en lo que podría ser. Que según tu experiencia, no se encuentra a tu alcance. Al menos en el corto plazo. Así que tienes que ser paciente y no aspirar, ni mucho menos esperar, el logro inmediato.

Como apunta Megan Dalla-Camina, «todo es posible y eres muy capaz de hacer grandes cosas. Simplemente no es necesario hacerlas rápido o todas a la vez. Toma el camino más fácil y sé amable y paciente contigo mismo en cada paso que das».

OTROS TEMAS WELIFE

Ve poco a poco

Pero soñar no cuesta nada. Así que, ¿por qué no aspirar a alcanzar las estrellas? Date un capricho. Paladea tu futuro éxito. Por un instante. Y tal y como deleitó tu mente, descártalo. Soñar es gratis, pero despertarse puede resultar muy caro. Sobre todo cuando tu felicidad depende de que logres, o no, ese sueño.

Recuerda: tienes que ser realista. Así que vuelve a pensar en lo que te deparará el mañana. Y si sólo visualizas el trono en la cima del mundo, aclara tu mente, tus ideas, y empieza de nuevo.

Como recomienda la experta, «lo importante es centrarse y buscar un progreso incremental, no resultados trascendentales. Comienza tu viaje lentamente y avanza poco a poco hacia tu objetivo con gracia y sin esforzarte».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta