Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la autovalía y cómo te ayuda a mejorar tu autoestima para que te pasen cosas buenas en la vida

X
recargas-ecologicas

Las recargas ecológicas nos ayudan a generar menos residuos./ Imagen: Pexels.

Lifestyle eco

Recargas ecológicas: por qué el sistema refill es el futuro de la cosmética

Comprar una y otra vez nuestros productos favoritos ya es cosa del pasado. Ahora el envase original se rellena para economizar y generar menos residuos.

Por María Muñiz Marcelo

17 de noviembre de 2023 / 14:01

El mundo de la cosmética está completamente concienciado con proteger y salvar el planeta. Se compromete con el medioambiente con el uso de ingredientes naturales obtenidos de forma sostenible, de no testar en animales ni comprometer su bienestar en ningún momento, de la trazabilidad de los procesos de su producción desde sus materias primas hasta la venta del producto (por ejemplo, a través de la agricultura regenerativa), etc. Pero si las marcas de belleza son respetuosas con lo más complejo, los detalles no se iban a quedar atrás y dedican grandes esfuerzos al tema del packaging. En concreto, estamos en la era de las recargas ecológicas.

Ya no sólo las firmas cosméticas apuestan por envases reciclados y reciclables, sino que van un paso más allá e invitan a sus seguidores a utilizar el primero que compraron. Ahora ya no se tira nada, se compra un refill para rellenar el envase anterior, como ya hacen marcas de perfumes, de maquillaje, sobre todo en barras de labios, o de cosmética en general como L’Occitane con muchos de sus productos como parte de su programa de reducción de residuos.

¿Qué son las ecorrecargas?

Como su nombre indica, son las recargas que ahora las marcas ofrecen para rellenar sus productos y así reducir la producción excesiva de envases y también los residuos. Pero la cosa no queda aquí. Los materiales de estas recargas son también sostenibles y responsables con el medioambiente.

TE PUEDE INTERESAR

«Estos envases usan un 85% menos de plástico que uno tradicional (algunos un 90%), así que estamos ahorrando aproximadamente 200 toneladas de plástico cada año», apuntan desde L’Occitane, que ya usa este sistema para champús, acondicionadores, geles de ducha y aceites y jabones de manos. «El año pasado hemos evitado el uso de 124 toneladas de plástico gracias a nuestras recargas ecológicas: ¡Una cantidad más pesada que una ballena azul!», añaden.

Todo con un sólo objetivo: reducir la contaminación. «Nuestro enfoque polifacético es clave para ayudarnos a combatir la contaminación causada por los residuos, ya que no hay una única solución. Hemos prestado especial atención a la reducción de residuos, intentando eliminar los envases innecesarios o de un solo uso. Cuando los envases sigan siendo necesarios, seguiremos la economía circular, utilizando materiales reciclados y reciclables», apunta David Bayard, Director de Packaging R&D en L’Occitane.

Las ecorrecargas pueden ser aún más sostenibles, ya que no tienen ni por qué llevar un packaging. Es algo que se había visto en perfumería con las fuentes que Mugler instalaba en los puntos de venta. Estos pasos los ha seguido también L’Occitane, que ha implantado sistemas de refill en varias tiendas de España y Alemania. De esa manera, llevas tu frasco vacío y puedes rellenarlo in situ.

Por qué usar recargas ecológicas

Ha quedado claro que la principal ventaja de las ecorrecargas es que gracias a ellas reducimos los residuos y hay menos que reciclar. Pero las recargas ecológicas ofrecen muchos más beneficios que nos permiten ser sostenibles en todos los sentidos.

Reducen los desechos que se vierten al mar

A pesar de que, como confirman desde la marca de cosmética bio francesa, en 2018, la Unión Europea votó a favor de eliminar los plásticos de un solo uso para 2021, actualmente, el 91% de los plásticos utilizados no se reciclan y un gran número de ellos termina en alta mar.

«Durante los últimos 10 años, hemos producido más plástico que durante todo el siglo anterior. Cada año entran en el océano hasta 12,7 millones de  toneladas de plástico que tardan 1.000 años en ser degradadas. En realidad nunca acaba de desintegrarse por completo; el plástico se descompone en partículas microscópicas. Aproximadamente el 50% del plástico usado es de un sólo uso. Solo un 9% del plástico global es reciclado, el 12% se quema y el 79% restante acaba en vertederos o en nuestro entorno», cuentan desde L’Occitane.

La marca ha firmado el New Plastics Economy Global Commitment de la Fundación Ellen MacArthur, que reúne a 350 empresas y organizaciones de todo el mundo «con los que compartimos el objetivo de mantener los plásticos dentro de la economía y fuera de los océanos. Esta primavera la Fundación Ellen MacArthur ha publicado un informe que recoge todos los detalles sobre la forma en que estamos gestionando la contaminación del plástico. El Global Commitment se encargará cada ¡ año de velar por el cumplimiento de nuestros objetivos para fomentar así la transparencia», y en esto juegan un papel principal las recargas ecológicas.

Suelen formar parte de estrategias de reciclaje y compromiso con el medioambiente

El uso de ecorrecargas suele ser sólo una parte de algo más grande para con el planeta. En L’Occitane, por ejemplo, tienen un programa de reducir, reciclar y reaccionar. Este empieza por reducir los residuos y reciclar los materiales para crear nuevos envases, además, con puntos de reciclaje en tiendas. Y, por último, «apoyar a los socios más innovadores, como Plastic Odyssey, y a otras iniciativas multimarca que alientan el uso responsable y sostenible del plástico, como SPICE (la iniciativa de embalaje sostenible para CosmEtics)», indican desde la marca.

Son más económicas

Normalmente, el frasco original de los productos, especialmente de los perfumes, es mucho mas cuidado y tiene más detalles, lo que encarece su precio. Además de estar hecho por otro tipo de materiales más resistentes y también más contaminantes. Por eso se aboga por usarlos una y otra vez.

«Nuestras ecorrecargas también son económicas. Por ejemplo, nuestro jabón líquido Verbena, en una recarga ecológica de 500ml, cuesta 21 euros y en una botella estándar de 500ml cuesta 24 euros. La ecorrecarga permite, por tanto, un ahorro de tres euros por la misma cantidad de producto», señala como ejemplo L’Occitane.

Además, hay que tener en cuenta que muchas de estas recargas rellenan el envase original más de una vez.

Más fáciles de transportar

Al tratarse de un sistema refill y estar preparado para llenar otros envases, será muy sencillo rellenar esos pequeños botecitos que se llevan en los aviones. Esos que son realmente prácticos para llevarnos nuestro producto favorito de fin de semana y no cargar con el frasco grande.

Ahorras espacio

Si apuestas por el refill en punto de venta, sólo tendrás que almacenar el producto que uses en ese momento. Si, por el contrario, prefieres rellenar en casa, los packaging de las ecorrecargas son mucho más moldeables y cómodos de guardar en cualquier armario o cajón. No tendrás que apilar botes y frascos rígidos.

No malgastas producto

Rellenas sólo la cantidad justa del envase en cuestión y guardarás el resto para la próxima. Además, como el envase original no se tira a la basura, siempre se aprovechará hasta la última gota que suele quedar al fondo y termina en la basura en los productos de usar y tirar.

OTROS TEMAS WELIFE

Cómo se recarga ecológicamente

Como ya se ha dicho, pueden hacerse en el punto de venta a través de fuentes y dispensadores o en casa con envases con la recarga. Pero para ponernos las cosas fáciles, ahora las marcas, en muchas ocasiones, ya no venden un envase original de ese producto que rellenas muchas veces.

loccitane-bote-aluminio
Bote de aluminio reciclable y reciclado para rellenar, de L’Occitane (5 €).

Ahora ponen a la venta botes de aluminio, por lo general, o materiales súper resistentes, que prácticamente tienen usos infinitos, a excepción de los perfumes que ya de por sí duran mucho porque son de cristal.

recarga-cuerpo
Recarga de leche de almendra, de L’Occitane (39 €).
Recarga de jabón de lavanda, de L’Occitane (21 €).

El envase de aluminio reciclado y reciclable de L’Occitane se puede rellenar tanto en el punto de venta como en casa con dos tipos de recargas, una en sobre y otra en bote de plástico reciclado y reciclable.

recarga-tarro
Ecorrecarga para lata de aluminio de crema de karité para el cuerpo, de L’Occitane (34 €).

Otro de los sistemas de refill de la marca es para los botes de cremas corporales, por ejemplo, que se venden en tarro.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Sistema 7-38-55Elsa PatakyFatiga mentalDormir bien rejuveneceBurrata

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta