Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Una buena selección de los alimentos repercute beneficiosamente en tu salud./ Foto: Freepik.

ALIMENTACIÓN

No te fíes de la pirámide nutricional: estos son los errores que han localizado los nutricionistas

Si quieres comer de forma saludable, la pirámide nutricional puede ser una herramienta interesante, pero cuidado: los dietistas advierten de los fallos que tienen sus recomendaciones.

Por María Corisco

11 de abril de 2024 / 07:30

Con toda seguridad has visto en múltiples ocasiones una pirámide en la que se recogen las recomendaciones dietéticas para una alimentación saludable. Es la conocida como pirámide alimenticia, nacida con la idea de servir como herramienta para la población, pero que, en la práctica, ha sido y sigue siendo objeto de polémica por los alimentos que se incluyen y el sesgo con el que se hace hincapié en unos u otros.

“Lleva a la confusión, pues no hay una única pirámide que se vaya actualizando, sino muchas -explica Marta Álvarez, dietista-nutricionista-. Y cada una de ellas se ha diseñado de acuerdo con una serie de criterios, que pueden parecernos más o menos acertados. De hecho, alguna ha sido financiada por empresas de refrescos…”

¿De dónde salió la pirámide alimenticia?

La idea de representar las pautas dietéticas en forma de pirámide surgió en la década de 1970 con la creación de la «Pirámide de los Alimentos» por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). En ella se representaba en forma de pirámide las recomendaciones dietéticas basadas en grupos de alimentos y proporciones relativas de consumo. Así, situaba los alimentos que se deben consumir en mayor cantidad en la base, y los que se deben consumir en menor cantidad en la parte superior.

TE PUEDE INTERESAR

Con el tiempo, este modelo se adaptó a los distintos países para reflejar las recomendaciones dietéticas específicas de cada uno. En España, la pirámide nutricional se basa en las pautas dietéticas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, así como en las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

“La conocemos como «Pirámide de la Alimentación Saludable», y se supone que debe ser una herramienta educativa para promover una alimentación equilibrada y saludable en la población española -continúa Mercedes Álvarez-. Ha sido objeto de numerosas críticas, principalmente porque ha priorizado los cereales, a pesar de que estos alimentos no guardan relación con la prevención de enfermedades».

Los cinco errores de la pirámide

  1. Enfoque excesivo en los carbohidratos. La base de la pirámide alimentaria en España -y en muchas versiones de la pirámide en otros países- está compuesta principalmente por alimentos ricos en carbohidratos, como cereales, pan, pasta y arroz. “Este enfoque puede fomentar el consumo excesivo de carbohidratos refinados, lo que podría contribuir a problemas de salud como la obesidad y la resistencia a la insulina”. Además, si sugiere el consumo de granos enteros, “no se ha hecho suficiente hincapié en utilizarlos. Los granos enteros son una fuente importante de fibra dietética y nutrientes, y su consumo se ha asociado con una mejor salud cardiovascular y digestiva”.
  2. Menos énfasis en las grasas saludables. “Nuestra pirámide tiende a colocar las grasas saludables, como el aceite de oliva y los frutos secos, en una posición más alta en la pirámide, lo que sugiere un consumo más moderado. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que las grasas saludables, como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, tienen beneficios para la salud y no deberían ser restringidas en exceso”.
  3. Inclusión de productos lácteos en la base. Algunas versiones de la pirámide alimentaria en España incluyen productos lácteos, como leche y yogur, en la base de la pirámide, sugiriendo un consumo diario. “Los lácteos no son imprescindibles en la dieta. Además, no olvidemos que hay personas que son intolerantes a la lactosa o tienen alergias a los lácteos”.
  4. Inclusión de alimentos insanos. La presencia en la pirámide de cerveza o vino ha sido también muy criticada. “No se puede sugerir que su consumo, aunque sea moderado, es saludable. Tampoco se deberían incluir zumos y alimentos procesados”.
  5. Falta de adaptación a las preferencias y necesidades dietéticas individuales. La pirámide alimentaria en España proporciona recomendaciones generales, pero no tiene en cuenta las preferencias dietéticas individuales, las restricciones alimentarias y las necesidades nutricionales específicas de diferentes grupos de población.
OTROS TEMAS WELIFE

Otras opciones

Con la finalidad de corregir algunos de estos errores, han ido surgiendo adaptaciones más ajustadas a las necesidades nutricionales de la población. Entre ellas tenemos la propuesta del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (CODINAN), que ha elaborado una pirámide que incluye recomendaciones enfocadas en dos aspectos: sostenibilidad y salud.

  • Primer nivel (color verde): se sitúa en la base de la pirámide y se corresponde con aquellos alimentos que son de origen vegetal y deben ser consumidos con más frecuencia. En este nivel se colocan las frutas, verduras y hortalizas, cereales integrales (arroz, pasta, pan, etc.), legumbres, frutos secos, y aceite de oliva virgen o virgen extra. También se incluye el agua como única bebida realmente necesaria.
  • Nivel intermedio (color naranja): se corresponde con los alimentos de origen animal. Aquí se incluyen la leche y derivados lácteos, huevos, pescados, aves y otro tipo de carnes como la de ternera.
  • Nivel superior (en blanco y negro, con una señal que indica “evitar el consumo” en color rojo): este nivel se encuentra separado físicamente del resto de la pirámide para evidenciar el hecho de que son alimentos que se deben evitar debido al impacto negativo que producen tanto en nuestra salud como en el planeta. Aquí quedarían recogidos principalmente los alimentos ultraprocesados que necesitan de importantes cantidades de recursos para su elaboración, distribución y comercialización, y que utilizan ingredientes poco saludables y poco respetuosos con el medio ambiente.

En un principio se contempló la idea de eliminar este último grupo de la pirámide para evitar asociar su consumo dentro de una alimentación saludable, pero finalmente se decidió incluir estos alimentos, con la salvedad de que queden separados del cuerpo principal de la pirámide para que visualmente quede clara la necesidad de excluirlos de la alimentación habitual.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta