X
El mindfulsex es la práctica de la sexualidad consciente

El mindfulsex nos acerca a relaciones más plenas. / Pexels

SEXUALIDAD

Mindfulsex: la práctica que te hará disfrutar más (y mejor) del sexo

La práctica de la atención plena se presenta como el camino para conectar con quienes somos, vivir más tranquilos, disfrutar de relaciones más satisfactorias... y tener una sexualidad más consciente.

Por Mónica Heras

26 de abril de 2022 / 12:41

Hace años, la cultura occidental pensó haber descubierto la panacea con el mindfulness, cuando en realidad no es más que la demostración científica de lo bien que funciona lo que otras culturas llevaban años practicando. La buena noticia es que el término goza de más popularidad que la meditación a palo seco y se ha hecho viral, consiguiendo que empezamos a estar presentes en cada uno de nuestros actos: comiendo, con el mindful eating; durmiendo, con el mindful sleeping; y ahora durante la práctica sexual gracias al mindfulsex.

Si todavía no has escuchado hablar de esta nueva práctica (que de nueva no tiene nada), te damos las claves para que empieces a disfrutar más de todas esas sensaciones tan placenteras, que deberían llevarnos a vivir una sexualidad plena, y ahí es donde está la clave.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Un poquito de presencia en el sexo, por favor

Resulta manido hablar del frenético ritmo de nuestras vidas y sin embargo, no deja de ser uno de los principales males del mundo moderno. Tenemos tanto que hacer que sentimos que no llegamos a nada y la sensación de vacío y angustia se hace cada vez mayor.

Las consecuencias de este estilo de vida son terribles. Por un lado, ver que no podemos abarcar todo lo que «deberíamos»  va mermando en nuestra autoestima, nos sentimos incapaces de cumplir con los altos cánones que hemos decidido aceptar.

Por otro lado, vivimos tan acelerados que nos desconectamos de nosotros mismos, de nuestra esencia. Esto, dista mucho de ser una frase mística, sino la verdadera esencia de nuestra insatisfacción. ¿Cómo vamos a ser felices si no tenemos idea de qué es lo que necesitamos para serlo?

Es aquí donde el mindfulness promete darnos la mano para acercarnos a ese lugar seguro, a ese espacio en el que podemos ser sin más, vivir sin pretender, estar sin añorar, con la conciencia plena en el momento presente.

‘Qué fácil’, te hayas dicho quizás. Sin embargo, cuando empieces a practicar esta conciencia plena te darás cuenta que estás más fuera que dentro de tu ser, así que te recomendamos que empieces poco a poco, siguiendo estas claves para empezar a disfrutar del mindfulness de una vez por todas.

Vamos a centrarnos: hablemos de mindfulsex

Ahora que ya conoces cuáles son los beneficios de la atención plena, seguro que empiezas a ver por dónde va el tema, ¿verdad? Y es que si no somos capaces de estar presentes a lo largo de las actividades que realizamos en nuestro día, cómo vamos a poder disfrutar de unas relaciones sexuales satisfactorias.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos actualmente, es la sobreinformación y la cantidad de opciones de ocio que tenemos. ¿Conoces el término FOMO? Se utiliza para hablar de la adicción a las redes sociales, a esa sensación de te estás perdiendo algo importante si no estás conectado continuamente.

Esta sobrecarga ha provocado que desarrollemos una incapacidad para concentrarnos en una sola cosa. ¿Te has fijado en las veces que miras en móvil mientras esperas a que te cobren en la caja del supermercado? Parece que esta es una de las causas que se esconde detrás de la insatisfacción sexual de la mujeres millennials, según la encuesta publicada en ‘Public Health England‘, donde se observó que el 49% de las mujeres de 25 a 34 años, en el Reino Unido, hablaron de una falta de disfrute sexual.

Llegados a este punto, comprenderás que conectar con el momento presente, darte la oportunidad de explorar lo que te gusta, disfrutar de las sensaciones y dejar atrás todo tipo de expectativas, son el único camino para recuperar nuestros espacios de placer y eso, es lo que promete el mindfulsex.

¿Cómo empiezo a practicar mindfulsex?

Si no tienes práctica meditando o llevando a cabo alguna práctica de mindfulness, te recomendamos que empieces por ahí. Dedícate 5 minutos al día a estar en silencio, a escuchar tus pensamientos sin seguirlos, sin engancharte a ellos. Si lo prefieres puedes ponerte algo de música o seguir una de las meditaciones guiadas de las aplicaciones que existen para este fin.

Otra idea consiste en ir poniendo esa famosa atención plena en cada una de las cosas que hagas, desde lavar los platos, hasta conducir, tener una conversación con una amiga, todo. Siente cómo cae el agua sobre tu cabeza cuando te duchas, observa la temperatura que tiene, el olor del champú… esto es mindfulness.

Cuando ya seas capaz de conectar con el momento presente y dominar tu mente (solo un poco, porque del todo es imposible), entonces puede que sea buena idea practicar el mindfulsex contigo mismo. Reserva algún tiempo a la semana para darte mimos, placer, para averiguar dónde te gusta que te toquen, qué sensaciones te producen excitación y dónde se esconde tu deseo.

De esta forma te será más fácil hacerlo cuando estés en compañía de tu pareja. Ya tendrás práctica y podrás aparcar la mente cuando te asalte con pensamientos intrusivos del tipo: ¿Qué tenía que comprar para la cena de mañana? ¿Le estará gustando? ¿Me veré bien o se me notarán esos kilos que pillé en mis vacaciones? Y así, un largo etcétera.

El ABC del mindfulsex

  • Prepara el ambiente en el que vas a tener el encuentro sexual, bien sea con alguien más o contigo mismo. Haz que sea un espacio agradable, cálido y con todo lo que te hace sentir bien.
  • Apaga las expectativas. Si piensas en lo que tienes planeado, estás en la cabeza, en el futuro, y te estás perdiendo de lo que en realidad esta sucediendo. Además, es más fácil que termines frustrándote.
  • El objetivo no es llegar al orgasmo. Grábate esto a fuego y permítete disfrutar de lo que surja durante el encuentro.
  • Comunica en todo momento lo que quieres y lo que no. En un encuentro sexual, tú eres el responsable de decir cómo te estás sintiendo y de tu propio placer.
  • Cuando sientas que tu mente está ganando terreno, conecta con las sensaciones corporales. Huele, toca, saborea, conecta con la mirada, con la respiración, todo esto te devuelve al presente.

Temas

EmocionesMindfulnessSexualidad

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Mente

Instagram

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Mente

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible