Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
burnout

La vuelta a la rutina puede generar estrés y agotamiento./ Imagen: D.R. (El diario de Bridget Jones).

Salud mental

Los trucos de experto para evitar el burnout, el síndrome del trabajador quemado que aumenta en septiembre

Te contamos cómo evitar la fatiga laboral, que aumenta al volver al trabajo tras las vacaciones.

Por Paka Díaz

7 de septiembre de 2023 / 08:00

En España, cuatro de cada diez trabajadores españoles sufren burnout, el síndrome del trabajador quemado. Para ellos, septiembre es un mes aún peor que para cualquier persona que regresa de vacaciones. Ya que supone la vuelta al lugar donde se les dispara el estrés y sus relaciones con el entorno son nefastas, dos de los síntomas más claros de este síndrome en aumento entre la fuerza laboral. Unido a que un 59% de los empleados en nuestro país asegura tener dificultades para desconectar de su trabajo, el panorama se complica.

La ingeniera y psicóloga Henar Vega ha trabajado para grandes empresas como Carrefour, SEAT, IE o FNAC. Ella misma confiesa haber sufrido burnout durante 2o18. Por eso, decidió escribir Trabajar en llamas: aprende a superar y a gestionar el síndrome del trabajador quemado (LID). En este libro ofrece herramientas para superar esta dolencia que, según la Guía del Mercado Laboral 2022, afecta al 43% de los profesionales españoles. “Aunque ya conocía el síndrome, investigué en profundidad sus dimensiones, su evolución y su tratamiento. Recopilé esta información como parte de mi propio proceso de recuperación”, explica Henar Vega.

Qué es el burnout

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el burnout es el resultado de un estrés crónico en el entorno laboral que no ha sido gestionado con éxito. Ello genera un agotamiento emocional en los trabajadores. Como resultado, entre quienes lo padecen aumenta la dejadez y la pasividad, mientras que disminuye la eficacia. “Esta definición deja claro que el origen es el distrés (la parte negativa del estrés). Pero hay voces críticas que indican que esta forma de definirlo pone demasiada carga en la persona y deja de lado los factores o condicionantes causados por el entorno”, apunta la experta.

TE PUEDE INTERESAR

Por eso, Vega recalca que “si un trabajador está en llamas, el sistema, en este caso el equipo o la organización, también lo está”. También destaca que “las cifras son crecientes y alarmantes. Se considera que el 40% de los trabajadores a nivel mundial están quemados. Aunque se estima que este porcentaje es incluso mayor”. Por eso considera que “aún existe un gran tabú en torno a la salud mental dentro de las organizaciones y muchos profesionales no se atreven a decir que están sumergidos en un burnout. Es clave trabajar en la visibilización”.

Los factores del burnout

El síndrome del trabajador quemado se caracteriza por tres dimensiones principales. “Por un lado, está el agotamiento, que no sólo afecta al plano físico, sino también al emocional”, destaca Vega. “Es una sensación de cansancio tan extrema que no desaparece al descansar o tomarte unas vacaciones. Sino que va más allá del plano físico y que invade tu vida”, explica.

Además, la terapeuta destaca que en la persona afectada aparece la despersonalización. “Es un sentimiento de distancia con tu vida anterior. De repente, dejas de disfrutar de cosas que antes te gustaban, te separas y aíslas de personas con las que antes te gustaba estar. Y sientes una cierta distancia del trabajo, como si ya no te importara”, explica. Si la situación se alarga, Vega alerta de que puede empeorar, «hasta el punto de comenzar a hacer comentarios hirientes o cínicos, críticas que pueden dañar tu entorno”.

Trabajar en llamas Aprende a superar y a gestionar el síndrome del trabajador quemado, de la ingeniera y psicóloga Henar Vega (LID)

La tercera dimensión afecta directamente a la productividad del empleado. Pero también a su autoestima, ya que deja de sentirse valioso. “Es la sensación de ineficacia. La tarea que antes hacías en una hora, de repente, te cuesta tres. Sientes que no puedes con lo que otros sí pueden, sientes que eres más débil que el resto. Empiezas a dudar de ti, de tus capacidades, de tu valía. Y todo esto puede llegar a afectar a tu autoestima y tu identidad”, relata la psicóloga.

Daños que provoca el burnout

Cuando se hace crónico, el síndrome del trabajador quemado, nos puede llegar a afectar. Y mucho. “De por sí, ya es una cronificación del estrés. Por lo que si su estado más avanzado se mantiene de forma duradera en el tiempo, puede derivar en consecuencias de alto impacto para la salud”, advierte Henar Vega.

Si se mantienen los altos niveles de cortisol, la profesional señala que pueden provocar “que se desarrollen otros trastornos o patologías de forma paralela, lo que hace que el tratamiento sea más intrincado”. Además, subraya que, “al tener de por sí muchas aristas, el tratamiento del burnout debe ser personalizado para que tenga éxito”. También recalca que hay que ver si se encuentra entrelazado con otros problemas. “En ese caso, los tratamientos y la recuperación serán aún más complejos y requerirán plazos mayores”, afirma.

Cómo combatir el síndrome del trabajador quemado

Cuando ella misma sufrió un proceso de burnout, evidenció la ausencia de información divulgativa. Por eso decidió escribir Trabajar en llamas, como un manual de ayuda. “La mayor parte de la documentación era demasiado técnica como para ser de ayuda a personas no profesionales que pudieran pasar por ello. Esto fue lo que finalmente me decidió a enfocarlo en guiar a las personas en la prevención y gestión del síndrome del trabajador quemado”, cuenta. Para afrontarlo, da tres claves.

• Contarlo. “En primer lugar, es importante comunicar cómo nos encontramos. Es esencial que las personas de nuestro entorno sepan que transitamos por este síndrome, porque su apoyo será fundamental en el proceso de recuperación”, destaca Henar Vega.

• Autocuidado. La experta señala que, en general, “toda recuperación pasa por una serie de componentes físicos, como cuidar la alimentación, el descanso, realizar actividad física, etc. También por unos componentes psicológicos como el trabajo de autoconocimiento, la gestión emocional o el entrenamiento mental con técnicas de mindfulness. Y todo ello, debe estar condicionado por un enfoque de autocuidado”. Eso sí, destaca que cada caso es único: “cada trabajador quemado tiene sus propios condicionantes, por lo que es importante encontrar la fórmula apropiada en cada caso”.

• Buscar ayuda profesional. Sufrir burnout no debe subestimarse. Por eso, Vega subraya la importancia de valorar la necesidad de ayuda profesional. “Tener un acompañamiento y una guía puede ser esencial para encontrar la fórmula apropiada de tratamiento que sirva para recuperarse cuanto antes, minimizar las consecuencias y evitar recaídas”.

Ocho hábitos para afrontar el burnout

Además, la autora ha creado una lista de ocho recomendaciones para personas que sufran el síndrome del trabajador quemado. E incluso pueden ayudar a prevenirlo.

• Dieta sana y ejercicio físico. Una buena alimentación y una rutina física diaria puedes ayudar a combatir el estrés en el trabajo.

• El descanso es sagrado. Si lo conviertes en tu lema, lograrás oxigenar tu cuerpo y lograr un cierto nivel de relajación.

• Disfruta. Una de las claves del autocuidado es pasarlo bien. Por eso, si planificas tu ocio con tus amigos, te ayudarás a ti mismo. Si incluye algún plan en la naturaleza, mejor. La biofilia cuenta con muchos beneficios.

• Conócete mejor. Profundizar en tu autoconocimiento, para comprender qué te causa estrés, también puede ayudarte.

• Medita. Practicar mindfulness y meditación ayuda a entrenar a tu mente para disminuir el ruido mental.

OTROS TEMAS WELIFE

• Desarrolla tu inteligencia emocional. Aprender a identificar tus emociones es la mejor forma de poder luego gestionarlas.

• Aprende a decir no. Así conseguirás establecer límites saludables en tu entorno laboral. Y no olvides mantenerlos en el tiempo.

• No te sobrecargues de trabajo. El exceso de responsabilidades conduce al caos mental. Además, te hace más vulnerable. Pero también más descuidado con los demás. Por eso, planifica tu trabajo sin sobrecargarlo demasiado. Y recuerda, reservar tiempo para el ocio, el descanso o el autocuidado.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Separación conscienteAgamiaMia AstralAlimentos gatilloLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta