Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo funciona la tiroides: así afecta a tu estado de ánimo y decisiones sin que te des cuenta

X

El poder antiinflamatorio de la naranja viene dado por su contenido en flavonoides. / Foto: Pexels.

Alimentación

Por qué tienes que tomar naranja en el desayuno: de los antiinflamatorios a los saciantes, todos sus beneficios

Comer fruta en el desayuno siempre es una buena opción, pero la naranja puede ayudarte a controlar el hambre durante toda la mañana, entre otros muchos beneficios.

Por Sara Flamenco

23 de febrero de 2024 / 13:30

Comenzar el día con un desayuno saludable que te aporte sensación de saciedad, te ayuda a recibir un pico de energía con el que disfrutar de todas tus actividades matutinas. Y según aseguran los expertos, la naranja es un alimento ideal para conseguir esto que te propones gracias a su completa composición nutricional que aporta multitud de beneficios al organismo.

La naranja, además de aportar una gran cantidad de vitamina C, es rica en fibra (sobre todo en la pulpa), lo que la convierte en un alimento saciante, además de mejorar la salud digestiva. Esta fruta aporta tanto fibra insoluble, la responsable de mejorar el tránsito intestinal, como soluble (pectina), que genera mayor sensación de saciedad por más tiempo.

Sus efectos antiinflamatorios están asegurados por su contenido en flavonoides, un grupo diverso de fitonutrientes (químicos vegetales) que también mejoran la función cerebral y regulan la presión arterial y controlan el azúcar en la sangre.

TE PUEDE INTERESAR

Composición nutricional de la naranja

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se trata de una fruta de escaso valor calórico, con un aporte interesante de fibra soluble (pectinas), cuyas principales propiedades se relacionan con la disminución del colesterol y la glucosa en sangre, así como con el desarrollo de la flora intestinal.

En su composición también cabe destacar la elevada cantidad de ácido ascórbico o vitamina C. Una naranja de tamaño medio aporta 82 mg de vitamina C, siendo 60 mg la ingesta recomendada al día para este nutriente, además de contener cantidades apreciables de folatos, y en menor cantidad, vitamina A.

Además, las naranjas aportan carotenoides con actividad provitamínica A (a-caroteno, b-caroteno y criptoxantina). Numerosos estudios epidemiológicos sugieren la importancia de estos carotenoides en la prevención de distintos tipos de cáncer y en la protección frente a enfermedades cardiovasculares.

También contiene otros carotenoides sin actividad provitamínica A, como la luteína y la zeaxantina, que están presentes en la retina y el cristalino del ojo, y se asocian inversamente con el riesgo de padecer cataratas y degeneración macular.

Las naranjas presentan en su composición ácidos orgánicos, como el ácido málico y el ácido cítrico, que es el más abundante. Este último es capaz de potenciar la acción de la vitamina C, favorecer la absorción intestinal del calcio, y facilitar la eliminación de residuos tóxicos del organismo, como el ácido úrico.

Por otro lado, las naranjas son ricas en flavonoides como la hesperidina, que, según diversos estudios, posee efectos antiinflamatorios, analgésicos, hipolipidémicos, antihipertensivos y diuréticos.

Beneficios de tomar una naranja al día para la salud

La completa composición nutricional de la naranja le confieren una gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud. Estas son sus principales indicaciones:

1. Refuerza el sistema inmunológico

Los cítricos y las naranjas en particular aportan a nuestro organismo una gran cantidad de vitamina C y pequeñas cantidades de vitamina B, A, fibra y minerales sobre todo magnesio, potasio, calcio y hierro. Centrándonos en la vitamina C, una naranja de tamaño medio aporta 82 mg, lo que refuerza el sistema inmunológico y mejora nuestras defensas ante procesos infecciosos como la gripe o los catarros.

También favorece la absorción intestinal del hierro, lo que ayuda en caso de anemia. Son antivirales y antibacterianas, y neutralizan la acción de los radicales libres.

2. Regula el colesterol

La pectina que contienen las naranjas ayuda a bajar los niveles de colesterol en la sangre. Recientes estudios científicos, realizados a partir de compuestos aislados de la corteza de la naranja han ofrecido mejores resultados en la reducción del colesterol LDL que algunos de los fármacos prescritos para ello.

Además, por su riqueza en magnesio, que fluidifica la sangre y evita la formación de coágulos, protege del riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares y derrame cerebral.

3. Ayuda al bienestar digestivo

Otro de los beneficios de las naranjas para la salud es que actúan como un regulador estomacal e intestinal para aliviar los espasmos gástricos y las digestiones lentas y pesadas. Además, gracias a su poder carminativo y laxante son una fruta ideal para eliminar la hinchazón abdominal provocada por un tránsito digestivo lento o la acumulación de gases.

4. Poder diurético

Las naranjas favorecen la eliminación de ácido úrico a través de la orina y son depurativas. Esto ayuda a prevenir la formación de piedras en el riñón e infecciones en las vías urinarias, como la cistitis. Además, al estimular las funciones depurativas del hígado y los riñones, y por su escaso valor calórico, resultan válidas para bajar de peso.

5. Es buena para la piel

Según asegura la nutricionista Paula Martín Clares en su libro La salud de tu piel está en lo que comes, la naranja ayuda a cuidar la piel debido a su alto contenido en vitamina C, un nutriente necesario para la síntesis del colágeno, que es imprescindible para lograr una piel firme. Además, tiene acción antioxidante, por lo que lucha contra los radicales libres retrasando el envejecimiento de la misma.

OTROS TEMAS WELIFE

6. Ayuda a controlar el peso

Según un reciente estudio de la Universidad de Ontario Occidental (Canadá), comer naranjas podría ser una manera fácil y efectiva para para perder esos kilos de más, entrar en nuestro peso ideal e, incluso, prevenir la diabetes.

La clave es la nobiletina, un componente químico que se encuentra en esta fruta y que tiene la capacidad de revertir la obesidad y desatascar las arterias obturadas (aterosclerosis), que es responsable de la mayoría de los ataques al corazón e ictus.

«La nobitelina actuó en los ratones básicamente como protector frente a la obesidad. Fue en los estudios a más largo plazo donde también demostró su capacidad protectora contra la aterosclerosis, que puede derivar en un ataque al corazón o un ictus», explica Murray Huff, autor principal del estudio.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Masa muscular a los 50DrunchDictadura de la básculaPalabras contra la ansiedadAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta