Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la teoría de la cebolla y por qué es importante en las relaciones

X
La actriz Naomi Watts contó con 53 años que había tenido la menopausia antes de los 45.

La actriz Naomi Watts fue pionera al revelar públicamente que había entrado en menopausia con 36 años/ Foto: @naomiwatts

SALUD HORMONAL

Menopausia antes de los 45: así lo vivieron estas tres mujeres

La farmacéutica Marta Masi, la nutricionista Marta Marcè y la emprendedora Patricia Paredes llegaron a esta etapa antes de lo previsto. Nos cuentan cómo lo vivieron; sus miedos, síntomas... ¡y soluciones!

Por Cristina Martín Frutos

9 de julio de 2024 / 08:30

Como si les cayese un jarro de agua fría. No es difícil imaginarse lo que siente una mujer cuando le dicen que ha entrado en menopausia antes de los 45. Parece algo extraño. Ajeno. Minoritario. Pero existe y está ahí. Hace un par de años, en junio de 2022, Naomi Watts abrió el melón en su cuenta de Instagram. En una publicación, la actriz contaba que había dejado de tener la regla a los 36 (en ese momento, tenía 53). Y revelaba cómo se asustó al saberlo. La poca información que existía al respecto. Sin embargo, y aunque algunos artículos aplaudieron su iniciativa, otras conversaciones hacían alusión a que «con lo bien que está, nunca lo habría pensado». O «está estupenda para ser menopáusica».

Lo cierto es que lo ‘normal’, al menos en el mundo occidental, es que el fin de la menstruación llegue entre los 48 y los 54 años. En España, la edad media se sitúa exactamente en los 51,4, según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). No existe tanta concreción cuando hablamos de casos prematuros. La propia AEEM reconoce que no hay datos certeros al respecto. Se estima que una de cada 100 mujeres sufre insuficiencia ovárica primaria (IOP), uno de los vocablos más extendidos actualmente para referirse a la pérdida de función ovárica.

Insuficiencia ovárica, lo más frecuente

Sin embargo, hay que matizar. Esa insuficiencia, aunque suele estar detrás de la mayor parte de casos de menopausia prematura (cerca de un 28%), no tiene por qué ser una condición permanente. Incluso, como advierten desde la AEEM, «algunas mujeres recuperan su función ovárica tras varios años de amenorrea». En cualquier caso, Watts llegó a su climaterio por esta razón. También fue precisamente este el diagnóstico que recibió Patricia Paredes con 39 años. Esta asturiana, fundadora de la marca de cosmética nicho Elle est belle beauty, empezó a notar que algo pasaba unos años antes.

OTROS TEMAS WELIFE

«Ya con 33, cuando quise tener hijos, me dijeron que tenía baja reserva ovárica. Después, a los 37 aparecieron los desarreglos y empecé a notar como que estaba siempre hinchada«, recuerda. Antes de cruzar la frontera de los 39 entró en esta etapa que, en su caso «no me supuso ningún trauma». «Siempre lo he visto como una fase más en la vida con la que debemos convivir durante muchos años», afirma.

Una de cada 1.000 mujeres

Si retrocedemos hasta antes de los 30 años, la incidencia de la menopausia sí es mucho más reducida. La AEEM calcula que se queda en una de cada 1.000 mujeres. Aquí son más frecuentes los casos derivados de enfermedades y procesos autoinmunes y, sobre todo, cirugías ováricas o tratamientos oncológicos. Se podría decir que el avance de la medicina ha incrementado la supervivencia de muchas pacientes, aunque la solución, en ocasiones, repercuta sobre la calidad de vida y la fertilidad. En este grupo se encuentra la nutricionista y naturópata Marta Marcè. Ella recibió la inesperada noticia con solo 26 años. Acababan de operarla y de diagnosticarle cáncer de ovarios. «Como venía acompañado de una noticia peor, en ese momento no le di tanta importancia. En ese momento, pensaba en sobrevivir», cuenta.

Marta Marcè, nutricionista y naturópata, es autora de ‘Disfruta tu menopausia’./ Foto: D.R.

Sin embargo, una vez que pasó la quimioterapia y se recuperó, llegó el desconcierto. La inquietud. «Pensaba: tengo 26 años y entro en una etapa horrible de la vida», confiesa. Su decisión fue inmediata: no estaba dispuesta a vivir «padeciendo» la menopausia; sino «disfrutándola». Pero la sintomatología no se lo ponía fácil. Al no haber pasado una etapa de adaptación o perimenopausia, sufrió todos y cada uno de los síntomas, y además de forma muy abrupta. La catalana suele rememorar que nada más despertarse de la intervención lo hizo con un gran sofoco. «He pasado por todos: sofocos; cambios en el sueño y el metabolismo; dificultades para concentrarme, problemas de memoria…», enumera. Esto la llevó a formarse en nutrición y después en naturopatía y a investigar todo lo posible sobre cómo compensar el descenso hormonal a través del estilo de vida. «Con cambios en la alimentación, ejercicio físico, una buena higiene de sueño y suplementación, mi cuerpo vivió un cambio brutal para bien», afirma.

Menopausia temprana, la menopausia antes de los 45

Existe otro grupo de mujeres que entra en esta etapa sin esperarlo entre los 40 y 45 años, aproximadamente. De hecho, aquí sí existe alguna cifra más concreta: se suele calcular que entre un 3 y 4% entra en menopausia antes de los 45 años.  Lo cierto es que, como señalaba la doctora Silvia P. González, presidenta de la AEEM, en un reciente encuentro organizado por la marca de complementos Flavia, «cada vez se registran más casos en consulta de mujeres con menopausia temprana, que no precoz, es decir, antes de los 45». ¿Qué encontramos aquí? Cerca de un 10% de los casos vienen marcados por la genética. Es decir, mujeres que repiten el patrón de sus madres e, incluso, abuelas (especialmente maternas). Para el resto, hay todo tipo de factores y el estrés se cuela entre los más comunes.

La farmacéutica Marta Masi se ha convertido en una gran divulgadora en torno a la menopausia. /Foto: D. R.

Accidentes, episodios postraumáticos, divorcios, fallecimiento de familiares muy cercanos, estrés sostenido en el tiempo… Marta Masi lo sabe bien. «Mi situación fue de la noche a la mañana, todo empezó un domingo por un pico de estrés en un cortísimo periodo de tiempo. Ese día me tocaba que me bajase la regla y no me vino. De repente, empecé a tener una sintomatología exacerbada de menopausia (sofocos, irritabilidad…)». La farmacéutica, una de las más seguidas en redes sociales, había cumplido los 42 años, tenía dos hijos y la menopausia había entrado en su vida «de manera repentina, sin tener conocimiento sobre ello y sin estar preparada».

Un ginecólogo que escuche

Los sofocos y despertares nocturnos le resultaban bastante limitantes. También empezó a notar los efectos de la desconocida niebla mental: olvidos, falta de memoria, dificultad para concentrarse… «Mi vida seguía siendo súper frenética y, en consecuencia, el descanso era poco posible. Por lo tanto: rendía poco y estaba muy irascible», explica. «Además, aluciné con el aumento del perímetro abdominal«, añade. Tuvo que buscar información por su cuenta, estudiar y buscar un ginecólogo que la ayudara a entender todos los cambios del proceso, «porque, al final, el conocimiento sobre ello te aporta tranquilidad». Sobre la elección del médico, tiene un consejo: «tu doctor de siempre o con el que diste a luz no tiene por qué ser el mismo que el de la etapa de la menopausia. Cada momento puede necesitar un experto diferente para sentirte comprendida».

Tratamiento hormonal, ¿sí o no?

El consenso médico actual indica que el tratamiento de elección para las mujeres que llegan a la menopausia antes de los 45 años es la terapia hormonal. No tanto por los síntomas visibles, como los citados sofocos, despertares, irritabilidad, sequedad vaginal etc, como por la parte más de salud. La que no se ve. Ya que son cuerpos que tienen que lidiar con una bajada de estrógenos -y progesterona, testosterona…- antes de tiempo, por tanto, el riesgo cardiovascular, de padecer diabetes o de sufrir osteoporosis se presenta también de forma prematura. Patricia la toma desde hace ya unos años «y estoy feliz. No solo porque tu cuerpo vuelve a su ser, sino por saber que me estoy protegiendo ante futuros problemas óseos, infarto etc. Hay que poner en una balanza lo bueno y lo malo», sostiene.  En cambio, Masi tuvo que dejarlo. «Ya de por sí tengo tendencia a padecer migrañas y empecé a tener muchas cefaleas. Ahora, tras una analítica de valores hepáticos, estoy tomando el nuevo fármaco para los sofocos«.

Patricia Paredes, creadora de Elle est belle beauty, con la crema facial Orgasmic Potion, de su marca. /Foto: D.R.

Por su parte, Marta Marcè no pudo acceder a este tratamiento que, de hecho, está contraindicado en casos de cáncer ginecológico. En su caso, además, los médicos no le ofrecieron alternativas. «Solo me decían que volviera cuando tuviera algún síntoma y ya me medicarían», recuerda. Así que tomó cartas en el asunto cambiando su forma de comer, practicando deporte, cuidando el descanso… «Una mujer joven tiene que saber que todo lo que tiene que ver con la adaptación de su estilo de vida es prioritario. La medicación hormonal puede ser súper útil y si hay una menopausia precoz sin contraindicaciones, incluso, puede ser necesaria, pero no sustituye todos estos cambios. Nuestras hormonas son un ecosistema ultracomplejo y nos hace volver atrás: no podemos olvidarnos del ejercicio físico de fuerza, de una alimentación adaptada, de cuidar nuestro estrés», insiste. Además, tanto ella como Masi defienden la suplementación. «De hecho, es compatible tomar un tratamiento médico y complementos alimenticios prescritos. Soy de la teoría de que todo suma», apunta la farmacéutica.

La peor parte de la menopausia precoz

Las tres voces de este artículo no quieren caer en visiones pesimistas. Ni la menopausia es el fin ni nada por el estilo. Por ejemplo, Patricia reconoce que «aunque me aterra cumplir años, me lo tomé con mucha naturalidad». Pero no obviemos que es una etapa de cambios, que pueden ser complicados y que todas llegaron a ella sin esperarlo. Marta Masi no esconde que «no estaba preparada para pasar por ello. Me sentí un poco perdida». Mientras que Marcè se vio en la tesitura de aceptar que, a partir de entonces y con solo 26 años, tendría que convivir con ciertos síntomas. «Que iba a tener cambios a nivel íntimo, de calidad de vida, de memoria…. Aunque ahora estoy mil veces mejor (ya han pasado más de 10 años), no es lo que me tocaría vivir para mi edad», afirma.

OTROS TEMAS WELIFE

De hecho, la nutricionista y divulgadora subraya que «todo ello ha sido más difícil de aceptar que el hecho de no ser madre«. No lo dice en balde. La menopausia precoz, en concreto el insuficiencia ovárica primaria, representa el 1% de los problemas de infertilidad. Aun así, desde la Sociedad Española de Fertilidad recuerdan que entre el 5 y 10% de quienes la padecen pueden quedarse embarazadas de forma espontánea. Así como acceder a tratamientos de fertilidad -en concreto la ovodonación- para conseguir esa gestación.

Una nueva etapa con mucho que decir

Sea cual sea la experiencia personal de una mujer que entra en menopausia antes de los 45, lo cierto es que, a partir de ese momento ya no será la misma. Biológicamente y tampoco en el plano más personal. A Masi le llevó a fundar  El Club de la Menopausia y a divulgar sobre ello de forma abierta en redes. «Para mejorar la visibilidad y con el fin de ayudar. Ayudar a conocernos mejor, para enseñar que la menopausia tiene síntomas visibles como sofocos o irritabilidad, pero también invisibles como puede ser aumento del colesterol, aumento de la resistencia de la insulina… Y sobre todo para concienciar de que la menopausia tiene que ocuparte pero no preocuparte», señala.

A Marta Marcè le condujo a escribir el libro «Disfruta tu menopausia«, a divulgar también de forma activa y a orientar y crear planes de nutrición y estilo de vida para mujeres en esta etapa. «A descubrir lo que realmente quería hacer», resume. Patricia, por su parte, no cree que le llevara a emprender nada especial. Sin embargo, puede que cuando fundó Elle est belle beauty, su propia marca, después de tener una tienda de cosmética nicho desde hacía años en su ciudad natal, Gijón, sintiera que necesitaba un cambio. A ella. Y no olvidemos que a Naomi Watts sus mejores papeles le llegaron después de los 36 años.  Como resume Marta Marcè, «puede que suene naïf, pero yo no sería la misma si no hubiera tenido esta vivencia».

 

 

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta