Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Ella, una mujer manipulada por su marido, que le hacia "gaslighting".

Relaciones

Cómo saber si te hacen luz de gas: así afecta a tu salud mental que te ignore tu pareja

¿Te hacen pensar que las cosas no son como las recuerdas, que exageras tus emociones, que confundes la realidad con la imaginación? Ten cuidado o puedes caer en la luz de gas.

Por María Corisco

26 de abril de 2024 / 07:30

Una joven recién casada comienza a escuchar en su casa ruidos que la aterrorizan, a sentir que pierde las cosas o las cambia de lugar sin darse cuenta, y a notar que la luz de la lámpara de gas de su estudio se debilita sin razón aparente. Detrás está un marido manipulador, que intenta convencerle de que esas luces no parpadean, cuando en realidad es él quien las enciende y apaga. Y, así, le hace creer que se está volviendo loca. Este es, a grandes rasgos, el argumento de “Gaslight” (literalmente “luz de gas”, aunque en España se tradujo como “Luz que agoniza”), una película de 1944 protagonizada por Ingrid Bergman.

Su éxito fue clamoroso, y la historia de esa joven caló tanto en el imaginario colectivo que se le dio popularmente ese nombre, “luz de gas”, al hecho de que alguien te manipule hasta hacerte dudar de ti mismo y de tu propia realidad. También la psicología acuñó el término «gaslighting” para definir este abuso emocional que lleva a quien lo sufre a cuestionar su memoria, percepción o cordura.

“Es un tipo de abuso que puede ser muy sutil, difícil de identificar, y que puede tener graves consecuencias para la salud mental de la víctima, ya que puede llevar a la confusión, inseguridad, ansiedad, depresión y pérdida de confianza en sí misma. ”, explica la psicóloga Esther Cantos.

TE PUEDE INTERESAR

Así te pueden hacer luz de gas

El manipulador utiliza diversos recursos para confundir al otro, llenándole de dudas, invalidando su criterio y distorsionando los hechos:

  • Negación o minimización de los hechos: “Esto no sucedió así”, “no lo recuerdas bien”, “te lo estás inventando”, “nunca te dije eso”. Quien hace luz de gas puede negar hechos que han sucedido, o minimizar su importancia, incluso cuando la víctima tiene pruebas de lo contrario.
  • Distorsión de la realidad: otra estrategia es la de distorsionar la realidad al manipular la información o presentar una versión sesgada de la verdad. De esa forma, quien lo sufre termina dudando de sus propias percepciones y recuerdos.
  • Creación de dudas y confusión: también puede sembrar dudas y confusión en la mente de la víctima al cuestionar su memoria, percepción y juicio.
  • Invalidación de sentimientos: la persona que hace luz de gas puede invalidar los sentimientos de la víctima al hacerles creer que sus emociones son exageradas, irracionales o injustificadas. Pueden desestimar los sentimientos de la víctima diciendo cosas como «Estás siendo demasiado sensible» o «No tienes motivos para sentirte así».

Consecuencias de la luz de gas

“El gaslighting puede tener efectos perjudiciales y duraderos en la persona que lo experimenta, especialmente cuando proviene de su pareja, una figura cercana y de confianza”, señala la experta. Además de la pérdida de confianza en uno mismo, otras consecuencias son:

  • Baja autoestima: este tipo de abuso a menudo implica la invalidación de los sentimientos y la minimización de las preocupaciones de la persona. Esto puede llevar a una disminución de la autoestima y a sentimientos de inseguridad.
  • Ansiedad y estrés: vivir en un ambiente en el que se niega constantemente la realidad y se manipulan los sentimientos puede ser extremadamente estresante y provocar ansiedad en la víctima, que se pueden manifestar en forma de tensión muscular, dolores de cabeza y problemas digestivos debido al estrés crónico.
  • Dependencia emocional: la persona que experimenta la luz de gas puede volverse más dependiente emocionalmente de su pareja, ya que puede empezar a dudar de su propia capacidad para tomar decisiones y confiar en sus propias percepciones. Esto puede hacer que sea más difícil para ellos dejar la relación, incluso si es abusiva.
  • Aislamiento social: los manipuladores a menudo intentan aislar a la persona de su red de apoyo, lo que puede llevar a una mayor dependencia de la relación abusiva. La persona puede sentir que no puede hablar con nadie sobre lo que está experimentando, lo que aumenta su sensación de soledad y aislamiento.
  • Confusión y desorientación: sentir que no puede confiar en sus propios pensamientos y percepciones puede provocar en la víctima una sensación general de desorientación y dificultad para tomar decisiones.
OTROS TEMAS WELIFE

Cómo hacerle frente

“Como muchos otros abusos, también éste suele ir reforzándose con el tiempo. Cuanto más sutil sea la manipulación, más difícil va a ser identificarla, y ese debe ser el primer caso: darte cuenta de lo que te está pasando. Pero eso es precisamente lo que intenta evitar el abusador con el gaslighting: busca que dudes tanto de ti y de tu criterio, que seas incapaz de detectar esa manipulación y termines pensando que eres tú quien está equivocado”.

A menudo es muy útil la intervención de un tercero de confianza para hacer que la víctima se replantee la situación. Si empiezas a tener dudas o sospechas de que realmente estás sufriendo esta situación, puedes plantearte las siguientes estrategias:

  1. Confía en tu intuición: confía en tus propias percepciones y sentimientos. Si algo te parece incorrecto o te hace sentir incómodo, es importante escuchar a tu intuición
  2. Documenta los hechos: mantén un registro de los eventos y conversaciones que te hacen sentir confundido o dudoso. Esto puede ayudarte a mantenerte en contacto con la realidad y proporcionar evidencia de lo que realmente sucedió.
  3. Busca apoyo: habla con amigos, familiares o un terapeuta de confianza sobre lo que estás experimentando. Obtener una perspectiva externa puede ayudarte a validar tus sentimientos y percepciones y proporcionarte el apoyo necesario para enfrentar la situación.
  4. Confía en tus recuerdos: confía en tus recuerdos y en tu propia capacidad para acordarte de los eventos y conversaciones tal como sucedieron.
  5. Infórmate: aprende más sobre el gaslighting y cómo funciona para poder identificarlo y confrontarlo de manera efectiva. Cuanto más comprendas el abuso psicológico, más capaz serás de protegerte a ti mismo y de defender tus derechos.
  6. Cuida tu bienestar emocional: prioriza tu salud mental y emocional y busca actividades que te ayuden a sentirte bien contigo mismo. Esto puede incluir ejercicios de autocuidado, como meditación, ejercicio físico, pasatiempos o actividades sociales.
  7. Considera buscar ayuda profesional: si te resulta difícil lidiar con la luz de gas por tu cuenta, considera buscar ayuda de un terapeuta o consejero especializado en abuso emocional.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta