Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
autohipnosis para dormir evitar insomnio

La autohipnosis reduce ala ansiedad por quedarte dormido. Foto: Koolshooters / Pexels

Mente

Cómo funciona la autohipnosis para dormir, acabar con el insomnio y mejorar la concentración a partir de los 40

La psicóloga y experta en hipnosis Alejandra Vallejo-Nágera, colaboradora de Petit BamBou, nos cuenta los beneficios de esta técnica.

Por Sara Flamenco

21 de marzo de 2024 / 17:00

Las rutinas instauradas en nuestro día a día hace que, muchas veces, vivamos en piloto automático. Según afirma Alejandra Vallejo-Nágera, psicóloga y colaborada de Petit BamBou, estas acciones automáticas nos ayudan a ahorrar energía, pero al mismo tiempo nos mantienen bloqueados en creencias limitantes que no permiten desarrollar nuestro verdadero potencial. Un bloqueo mental que puede liberarse a través de la hipnosis y que ya en 1955 la Asociación Médica Británica recomendó para tratar problemas psicológicos y enfermedades psicosomáticas. Según afirma la experta, hoy día está demostrado que permite aumentar el umbral del dolor, controlar el estrés, reducir el insomnio y mejorar la concentración y la memoria.

La autohipnosis consiste en inducirse a uno mismo un estado de relajación profunda con el fin de acceder al subconsciente y modificar los patrones de pensamiento, comportamiento y emoción que nos limitan o perjudican. Esta técnica se basa en el principio de que la mente subconsciente es la responsable de gran parte de nuestra personalidad, nuestras creencias, nuestros hábitos y nuestras reacciones automáticas ante las situaciones de la vida. Al entrar en contacto con esta parte de nuestra mente, podemos reprogramarla con nuevas ideas, actitudes y respuestas.

Según Alejandra Vallejo-Nágera, al acceder al subconsciente a través de la hipnosis se puede activar la capacidad de curación y mejorar el bienestar, tanto físico como mental.

TE PUEDE INTERESAR

Diferencia entre la hipnosis y la autohipnosis

«En la hipnosis, la sesión se realiza en un entorno clínico y la dirige, normalmente en vivo, un profesional de la psicología. Este tipo de hipnosis está destinada a resolver casos clínicos concretos, por ejemplo, una fobia a los insectos o montar en avión. El terapeuta conoce el caso específico de su cliente y, por tanto, las sugestiones en la sesión van al grano. Básicamente, la hipnosis clínica se centra en casos clínicos que amenazan el bienestar el paciente«, aseguran desde Petit Bambou.

En realidad, según afirman Eva María Feliú Rivas y Mari Carmen Jiménez Santiago, de la Universidad de Granada, «toda hipnosis es en realidad una autohipnosis. Es decir, un hipnoterapeuta puede colaborar en guiar o inducir el trance, pero siempre es uno mismo quien está al mando. De hecho, la persona no puede hacer nada bajo trance que suponga una amenaza o un choque con sus intereses más fundamentales».

El caso de la autohipnosis es un poco diferente. Así lo explican los expertos: «La autohipnosis es una guía auditiva con un foco más genérico, que puedes realizar en casa sin la intervención de un profesional clínico y sin que sea preciso padecer un tipo de trastorno o patología. Su práctica fortalece la buena comunicación entre el cerebro consciente y el inconsciente, lo cual ayuda a tomar mejores decisiones y a resolver problemas, mejora la memoria y concentración. Igual que en una sesión hipnótica clínica, aquí también las sesiones tienen la capacidad de relajar el sistema nervioso de un modo muy profundo».

En qué consiste la autohipnosis

La autohipnosis se puede practicar de forma autónoma o con la ayuda de un profesional, un libro, un audio o una aplicación, como es el caso de Petit Bambou. El proceso suele constar de cuatro fases: preparación, inducción, sugestión y salida. Veamos en qué consiste cada una de ellas:

  1. Preparación: como su propio nombre indica, en esta fase hay que realizar todos los preparativos previos a la autohipnosis en sí. Se trata de escoger el objetivo que pretendes lograr con la práctica, como puede ser gestionar una emoción o cambiar un hábito. También se debe elegir un lugar y un momento, que debe ser un ambiente tranquilo, cómodo y sin distracciones. Además, se debe formular la sugestión o lo que es lo mismo, el mensaje que se quiere transmitir al subconsciente, de forma positiva, clara y precisa.
  2. Inducción: en esta fase, se debe comenzar a relajar el cuerpo y la mente para entrar en el estado de trance. El objetivo es lograr concentrarte en un solo estímulo y dejar de lado los demás pensamientos y sensaciones con el objetivo de disminuir la actividad cerebral y facilitar el acceso al subconsciente. Horacio Ruiz, presidente de la Asociación Española de Hipnosis Clásica y Ericksoniana, propone imaginar el número 100 e ir descontando mentalmente de dos en dos hasta el 0, porque contar hacia atrás se asocia con relajarse.
  3. Sugestión: esta es la fase en la que se envía la sugestión al subconsciente, aprovechando que está más receptivo y abierto al cambio. Para ello, se puede usar el lenguaje, repitiendo la sugestión en voz alta o mentalmente, o la imaginación, recreando en tu mente escenas, sensaciones o emociones relacionadas con el objetivo. Lo importante es que la sugestión sea afirmativa y positiva.
  4. Salida: en esta fase se trata de salir del estado de trance de forma gradual y segura. Para ello, se puede usar una cuenta atrás, una palabra clave, un sonido o una señal que indique el final de la sesión.
OTROS TEMAS WELIFE

Beneficios de la autohipnosis

Según un estudio realizado por el Doctor F. Luskin en 2002, la práctica regular de autohipnosis, tiene amplios beneficios para el practicante, tanto a nivel físico como psicológico:

  1. Disminuye el nivel de estrés y ansiedad: según este estudio, los sujetos disminuían sus niveles de ansiedad de un 33% a un 5%. Además, también se rebajan los síntomas del estrés, como palpitaciones, signos de tensión, insomnio, diversos dolores, fatiga mental y sus consecuencias físicas.
  2. Mejora del equilibrio hormonal: el nivel de DHEA (la conocida como hormona de la juventud) aumenta, mientras que el nivel de cortisol (hormona del estrés asociada con presión arterial alta, envejecimiento de la piel, acné, pérdida de memoria y concentración) se redujo en un 23%. Este reequilibrio hormonal se traduce en una disminución de la irritabilidad, la depresión y la fatiga.
  3. Estimulación del sistema inmune: según este estudio, se identificaron un aumento en la producción de inmunoglobulinas A (IgA) que son la protección del cuerpo contra agentes infecciosos, virus, bacterias y hongos.
  4. Mejora la capacidad de concentración: la autohipnosis permite una capacidad de concentración en las tareas que realizas permitiendo una mayor eficacia, por lo que favorece el aprendizaje y memorización al permitir que no haya interferencias ni distracciones.

«A veces los beneficios se notan después de una primera sesión, pero lo más habitual es necesitar repetir la misma sesión entre cinco y diez veces. A la décima vas a empezar a notar que eso que te daba miedo, esas inseguridades, esas insatisfacciones, ese exceso de estrés o de ansiedad van a reducirse sustancialmente», asegura Alejandra Vallejo-Nágera.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta