Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la autovalía y cómo te ayuda a mejorar tu autoestima para que te pasen cosas buenas en la vida

X
cerebro-cansado

Podemos sentirnos agotados y no por algo físico./ Imagen: Pexels.

MENTE

Tu cerebro necesita un descanso: así es como te está avisando de que pares (y no le estás haciendo caso)

Si te sientes agotado y no sabes encontrar un porqué, puede ser por tu mente y puede afectar a todo lo demás.

Por María Corisco

27 de octubre de 2023 / 12:15

Tendemos a pensar que el cansancio sobreviene después de un sobreesfuerzo físico, una noche sin dormir o una jornada interminable. Por eso, a veces no entendemos ese estado de agotamiento en el que nos sentimos exhaustos sin que nos parezca que haya un motivo para ello. La clave puede estar en tu mente: de la misma manera que tus músculos se cansan, también tu cerebro puede necesitar un descanso. Y lanza señales de alerta.

“Igual que el cuerpo necesita recuperarse tras un esfuerzo físico, la mente también requiere un tiempo diario de desconexión”, explica Izarbe Lafuerza, experta en educación, emociones y neuroaprendizaje del estado de flujo y políticas educativas. Comprenderlo implica aceptar que descansar va más allá de tirarnos en la cama o en el sofá a no hacer nada.

Descansar, explica la experta, “significa desconectar de todo estímulo exterior para reconectar con tu interior, renovar tu energía y rendir al máximo de nuevo. Se trata de poner el foco en actividades y pensamientos que eleven tus niveles de energía al tiempo que te desconecten de aquellos que te han llevado a sentirte desbordado. Para algunos será una actividad tranquila como el yoga, para otros será bailar, hacer boxeo o estar con amigos, por ejemplo”.

TE PUEDE INTERESAR

Consecuencias de la fatiga mental

Un cerebro cansado es, básicamente, un limitador. Un freno a tus capacidades, un ralentizador de tus posibilidades. Como indica la experta, “la falta de descanso perjudica al buen funcionamiento del cuerpo a todos los niveles (físico, cognitivo, emocional, mental, social…) y perjudica tu productividad y bienestar”.

El runrún de este cansancio puede ser abrumador, aunque a veces no seamos conscientes de su repercusión en todas las facetas de nuestro día a día. “Nos sentimos sobrecargados. Repetimos y verbalizamos constantemente pensamientos como «no puedo más» o «mi vaso está hasta arriba». Nos falta energía para todo lo que queremos o necesitamos superar, de forma que esa sobrecarga nos hace sentir un gran descontrol sobre nuestra vida”, explica,

Para darnos cuenta de que estamos en este punto, Lafuerza nos recomienda estar atentos a los siguientes avisos:

Malestar físico

Tu cuerpo es el primero que te avisa de que necesitas parar. Escucha y siéntelo. Al somatizar las emociones, él es el primero que se quejará.

  • Percibirás algún tipo de dolor o malestar físico. Es la manera en que tu cuerpo te avisa de que debes parar.
  • Puedes sentir tensión superior a la habitual, (sobre todo al enfrentarte a las tareas que te abruman), molestias persistentes en el estómago, etc., entre otras.

Cambios de humor, apatía

  • Puedes sentir falta de fuerza, energía e ilusión por actividades que de costumbre te motivan y renuevan tu energía.
  • Tienes dificultad para conciliar el sueño o dormir bien.
  • Recurres a fuentes de energía tóxicas con mayor frecuencia, como el consumo de azúcar o cafeína, “pero recuerda, las emociones ni se comen ni se beben”.

Síntomas cognitivos

  • Disminuye tu capacidad de concentración y centrarte en una tarea requiere de un esfuerzo adicional. Por ello, cada paso/progreso que das te cuesta más.
  • No avanzas con la fluidez con la que sueles hacerlo, sintiéndote poco productivo, pero exhausto física y mentalmente.
  • Te cuesta trabajo tomar decisiones.

 ¿Qué puedes hacer?

Para descansar

Puedes plantearte actividades como yoga, paseos o hacer ejercicio con regularidad. En este sentido, la experta hace hincapié en “recurrir a zonas de confort, priorizar relaciones sociales con vínculos cercanos y practicar la gratitud. Cuando uno se siente débil emocionalmente, las emociones que elevan la energía son el amor y la gratitud”. No obstante, señala que, para otras personas, hacer algo nuevo incrementa sus niveles de dopamina y recarga sus pilas”. Por ello, es importante conocernos e identificar aquello que nos puede aportar fuerza y motivación.

OTROS TEMAS WELIFE

Para desbloquearte

Pide ayuda. “Asociamos pedir ayuda con vulnerabilidad, pero es la opción más inteligente y valiente”, apunta la experta. Además, trabajar con otros hace que las tareas sean más ágiles y placenteras.

Para evitar que el estrés vuelva

Aquí toca diferenciar lo importante de lo urgente. Se trata de “definir prioridades y establecer objetivos sencillos para incrementar la dificultad progresivamente, a medida que recuperamos la energía. Y es muy importante aprender a decir no a aquello que te sobrepase”, añade.

También lo que comemos y nuestras adicciones pueden convertirse en una ayuda o en un lastre. Por eso, hay que evitar hábitos tóxicos (como el consumo de alimentos procesados, azúcares y cafeína), así como abusar de las pantallas y de las redes sociales, especialmente antes de acostarnos.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Sistema 7-38-55Elsa PatakyFatiga mentalDormir bien rejuveneceBurrata

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta